sábado, 30 de octubre de 2010

Ella soñaba

Y ella soñó. Soñó que las personas que sueñan cuando duermen en la noche conocen un tipo especial de felicidad que el mundo de hoy no conoce, un plácido éxtasis, y la fascinante simpleza que reside en la facilidad de corazón, con miel y canela en la lengua. Soñó también que la verdadera gloria de los sueños reside en su atmósfera de ilimitada libertad. Y no quiso despertar ya más y siguió soñando en un sueño dentro de otro sueño y de otro sueño...    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...