martes, 9 de noviembre de 2010

Desdén

“¿De veras crees que puedes engañarme con esa actitud tuya de no haber roto un jodido plato?. ¿Qué eras cuando yo te conocí? NADA. Yo te abrí al mundo. Maldito sea el día en que te traje a casa. Lo único que debías hacer es tener la cena lista y no sirves ni para eso…”

Una tremenda lluvia de golpes siguió a las palabras. Y cuando ella acabó con él, lanzó un suspiro y lo vió claro, el sábado se cambiaría de microondas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...