viernes, 23 de septiembre de 2011

Todavía

Era viernes. Habrían pasado dos o tres semanas. Tal vez más. A eso de las 9 de la noche, lo recuerda porque estaban a punto de cenar, su padre se acercó a él y sin motivo aparente le regaló una muestra de cariño después de todo ese tiempo. Fue solo un pequeño abrazo y una especie de maqueta de beso. “Al menos (pensó el crío) todavía me quiere”.


La verdadera patria del ser humano es su infancia. ¿Cuánto hace que no le das a esa personita especial un beso sin saber por qué?



1 comentario:

  1. Hay que demostrar cariño de vez en cuando, es esencial, los humanos no vivimos sin cariño :)

    ResponderEliminar

Traspasa tú también el muro y dime...