viernes, 27 de febrero de 2015

Sexo Escrito

Literariamente hablando, el sexo pierde todo su poder y su magia cuando se hace explícito, mecánico, exagerado; cuando se convierte en una obsesión maquinal. Se vuelve aburrido. Resulta un error no mezclarlo con la emoción, el hambre, el deseo, la concupiscencia, las fantasías, los caprichos, los lazos personales y las relaciones más profundas. Se pierden matices a causa de un examen microscópico de la actividad sexual, que excluye los aspectos que constituyen el carburante que la inflama. Aspectos intelectuales, imaginativos, románticos y emocionales. Eso es lo que confiere al sexo sus sorprendentes texturas, sus sutiles transformaciones, sus elementos afrodisíacos. Si se escribe explícito dejamos que se marchite el mundo de sus sensaciones; estamos dejando que se seque, que se muera de inanición, que se desangre... que se acabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...