martes, 8 de diciembre de 2009

Amanecer

Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese era todo su patrimonio...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Yo Vampiro.

"Solo era cuestión de activar todos los sentidos y poder gozar de tanto con lo que la naturaleza nos regala…" Pensamientos que se ordenan luego de un seísmo que amenazó con llevarse todo. Ideas en forma de rompecabezas que marcan una melodía más agradable. Y solo la sensación de estar cara a cara me devuelve a este mundo, mundo olvidado, dejado de lado. Música corriendo por mis venas… y muto... cambio de estado. Me convierto en ese ser sediento de sangre, sediento de vida... Clavo mis colmillos desgarrando mis brazos... Bebo la música que fluye en cada bombeo de mi corazón. Vampireo mi propio cuerpo buscando mi máximo pensar. Siento que nada me va a parar esta vez, me siento yo de nuevo. Sangre corriendo por el mástil de una guitarra que combina sonidos despojando mi locura. ¿Para qué beber sangre si puedo beber sentimientos? Sombras, figuras borrosas deambulando entre la niebla. Ignorantes al peligro que en sus alrededores hay. Los hombres dejan de ser hombres para convertirse en bestias, seres desalmados babeando egoísmo. Aun quedan ojos tímidos encerrados en el arte, esperando que la luz llegue para poder salir. Pero los enamorados de la noche desafían todo lo que esta trae con ella. Es sorprendente como todo ha cambiado y se degenera, los grandes espacios huelen a azufre, es que los que no saben vivir están allí. Muertos y más muertos, no hay otra palabra para describir a estos despreciables seres que se olvidaron de sentir. Incapaces de formar una civilización mejor, y todo esto por que la ambición dice presente. Y yo uno más de todos, clavo mis pies en mi refugio y opto por mi propio espacio. Siendo un ente encerrado, desconfiado, calmo. Dejando que mis palabras escapen solo en momentos justos. Esto fui siempre, esto soy y esto seré…