lunes, 18 de enero de 2016

Razón

Es propio de la razón pretender tomar las riendas de los actos, dirigirlos. Al hacerlo, a menudo obstaculiza el movimiento que sin su intervención se realizaría con una justa naturalidad. Los grandes errores vienen cuando la voluntad se empeña en realizar tareas de las que la naturaleza saldría airosa sin el concurso de esa razón.
La verdadera locura es no querer entender eso.

viernes, 8 de enero de 2016

Riesgo

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental,  reír es arriesgarse a parecer feliz. Hacer algo por alguien es arriesgarse a involucrarse. Expresar sentimientos es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo, a estar desnudo.  Exponer tus ideas y tus sueños es arriesgarse a perderlas o a que te los roben. Amar es arriesgarse a no ser correspondido. Esperar es arriesgarse a la desesperanza. Lanzarse es arriesgarse a partirse la cara… Aun así, corremos el riesgo, porque el peligro más grande en la vida es no arriesgar nada.  Podrás evitar sufrimientos y preocupaciones, pero no podrás aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir… Vivir es arriesgarse a morir. Corramos ese riesgo: Vivamos. 

sábado, 2 de enero de 2016

Es Raro

Si te paras un instante a pensarlo, verás  que todo es muy raro, en serio, basta con que te fijes un poco. Me refiero a que lo raro es vivir. Cosas del estilo a que estemos aquí sentados frente al mar, y que no solo éste se mueva a su antojo, sino que a nosotros encima se nos oiga, poner una frase detrás de otra sin mirar ningún libro, que broten de algún lugar de nuestra mente y también es raro que no nos duela nada, o que lo que comemos y que lo que bebemos entre por el camino correcto que es y sepa cuándo tiene que torcer, que nos alimente el aire y a otros ya no, que según el antojo de las vísceras nos den ganas de hacer una cosa o la contraria y que de esas ganas dependa a lo mejor el destino, es mucho a la vez ¿no? Hay cosas que se nos escapan y lo más raro es que lo encontremos normal.  Que podamos tener al mismo tiempo la cabeza en las nubes y los bolsillos llenos de sueños. Raro de verdad.