viernes, 24 de febrero de 2012

Volar

Siempre quiso volar. Desde muy pequeña. Por eso no dudó ni un segundo en presentarse voluntaria al juego de levitación que el mago de la feria ambulante había propuesto. La noche de verano era perfecta. En el cielo no cabían más estrellas.


- Túmbate en esta tabla y cierra los ojos.–

La tabla se sostenía por dos caballetes forrados de tela en terciopelo rojo. Magda se tumbó. El mago pronunció sus palabras mágicas y ella cayó en un profundo sueño. Al instante comenzó a levitar, flotando sobre la tabla con los ojos cerrados. De esa manera no pudo ver el instante en el que al mago le daba un infarto que lo dejaba fulminado mientras Magda seguía subiendo, cumpliendo su viejo sueño de volar.

La gente que gritaba asustada, no pudo hacer más que ver como Magda ascendía horizontalmente hasta convertirse en un puntito más del cielo, fundiéndose con las estrellas. Hasta que despareció. Volando…

viernes, 17 de febrero de 2012

Cota 2200

Uno de los “ferrys” que une Ibiza con Formentera aparca, sin motivo aparente, en un islote. Una reforma laboral que no parece cumplir su labor. Jueces culpables, ladrones en libertad. Compañías aéreas que se hunden y aeropuertos fantasmas ocupados por flotas de ratas que campan a sus anchas. Los trenes de cercanías del área metropolitana de Barcelona optan por descarrilar o averiarse o ambas cosas… Pero ellas, buscando el sitio de su recreo deciden irse a la montaña. A más de dos mil metros de altitud. Cuando están arriba, cansadas pero sonrientes, respiran hondo y se abrazan:

- ¿Sabes? Gracias a ti soy mucho mejor persona.
- Qué va, si siempre has sido así.
- Tal vez, pero antes no lo sabía.

Desde la cota 2200 el mundo parece un lugar mejor. Cuando queremos despegar, un empujoncito amigo nos puede ayudar a volar…



viernes, 10 de febrero de 2012

Álter Ego

Le gusta tomar zumo de naranja. Natural, con muy, muy poca azúcar que no quiere matar el gusto auténtico de la fruta. Con una larga cuchara va mezclando el contenido del vaso. Es una persona alegre, inquieta, audaz. Tiene sus dudas, sus problemas, sus inquietudes, sus retos… (ésto invalidaría lo de “problemas”) y los afronta de cara, y a contra-reloj, que el tiempo es oro y el futuro, su futuro, es siempre ahora. En un mundo de tecnología, aparatos, competencia, los seres humanos tendemos a perder el uso de las palabras. Pero ella no.


Quizá, al final, después de haber probado tanta comunicación, sólo nos quede esa brújula silenciosa que casi nunca falla: el contacto de ojos y silencio. Aquello llamado intuición y que en algunos casos, como en éste tiene nombre de mujer. Llámale, por ejemplo, Elena.

Álter Ego: Del latín, “Otro yo”. (Lo tenemos todos, aunque a veces cueste encontrarlo)

viernes, 3 de febrero de 2012

Hijos

Tras unos meses de su encargo, llegan y desde ese momento eres padre. No antes y sí para siempre después. Da igual, no mires por ninguna parte, no vienen con manual de instrucciones ni sobre ellos ni sobre ti. Tampoco te llega un sobre por paquetería con consejos útiles para tu nuevo papel. No te llega nada, bueno si, te llega un hijo y tú te vas haciendo a ello con el tiempo. Es una ocupación que te va a llevar las 24 horas de cada uno de los días del resto de su vida. No se puede decir: Hoy paro un momento de ser padre. Y si lo dices o si lo haces es que no mereces tal ocupación.


Debería ser que el ver que se van haciendo mayores nos volviese más empáticos pero esos intervalos de tiempo que son los días, meses y años llevan episodios de total incomprensión mutua sin darnos cuenta que, eso que por instantes nos separa, no hace sino que unirnos más. Como cuando le cogimos por primera vez sus manitas con las nuestras. Zassss!! Ya estábamos unidos como dos sombras.

Pretendemos que aprendan de nuestra experiencia y protegerles de todo lo malo pero… no podemos. Las cosas requieren su curso. Y finalmente te das cuenta de que solo hay dos legados que podamos dejarles: Uno, raíces; otro, alas. Ellos aprenderán a volar. Como nosotros a velar por ellos desde un segundo plano. Solo que ambas cosas cuestan. No busques, tampoco en ningún lugar ponía que fuese sencillo.