martes, 28 de julio de 2015

Marina 2

Leído rápido casi suena a ciudad de vacaciones pero no y es que ser con diferencia (casi dobla al segundo) el post más visto de los 273 colgados en estos 5 años bien merece una segunda parte. Dicen que éstas nunca son buenas. ¡Ja! Quienes lo dicen no saben que Marina, también en esto, es una excepción.
La realidad nos dice que en la vida existen varios lugares, algunos íntimos, otros abiertos, los primeros son solitarios y únicos, los segundos son de todos, lugares donde todos podemos reinventarnos, recrearnos, redimirnos, lugares para compartir, para ser generosos, lugares para amar y reír, lugares donde llorar y estar con alguien, lugares para construir entre todos… Lo que no especifica es que, a veces, la realidad junta todos estos lugares en una sola y misma persona: Marina Pérez. Tiene una sonrisa grande, unas manos ágiles, unos ojos profundos, una larga melena negra, unas piernas rápidas, un deje de voz pegadizo y un posar más natural que un Yogur. Tiene también una alma indomable, una fuente de recursos propios y de energía inagotables, una voluntad de hierro y una capacidad de sacrificio encomiable. Claro que tiene muchos defectos, esos que la convierten en humana a pesar de su acuerdo con lo milagroso. ¡Ah! Y tiene un hermoso reto: Juntar de nuevo los 3 cachitos en los que tiene dividido su corazón. Y es que hay cosas que ni los mejores amigos pueden paliar. 
Este cachito de pegamento en forma de letras es para ti. ¡¡ Feliz Verano!!        


lunes, 27 de julio de 2015

Caos

Los locos como yo pertenecemos a la especie del lobo estepario. Somos seres de dos almas, dos naturalezas; la divina y lo demoníaca, la sangre materna y la paterna, la capacidad de ventura y la capacidad de sufrimiento, tan hostiles y confusos lo uno junto y dentro de lo otro. Similar a un hombre lobo. Nuestra existencia es muy agitada, vivimos a veces en momentos de felicidad algo tan fuerte y tan hermoso, la espuma de la dicha momentánea salta con frecuencia tan alta y deslumbrante por encima del mar del sufrimiento, que este breve relámpago de dicha podemos ayudar o llegar a otras personas. Así es como logramos incluso crear algún tipo de obra. Es complicado seguir nuestra vida, es decir, esta vida no es ninguna esencia, no tiene un formato. No somos héroes o artistas o pensadores a la manera habitual, sino que nos movemos por unos impulsos organizados por la luna y las mareas. Unos animales medio razonables, unos humanos impredecibles. Un puto caos…  

domingo, 12 de julio de 2015

La Adolescencia

Las cosas que son, son. A veces las procuramos prolongar y ... Zaaaaas!! Como si de un viejo preservativo se tratase, la goma se rompe. La adolescencia que linda con la juventud es una especie de fase de estiramiento inhumano, algo antinatural y dañino de la niñez. Es un disparar los últimos cartuchos antes de ingresar en la edad adulta, esa repleta de responsabilidades y obligaciones mayores. Algunos cabezotas se encariñan con ella y, una vez terminados los cartuchos, cargan con la bayoneta, y luego, cuando ésta se rompe, van a la carga con la culata, y luego con las manos, y luego con el culo y luego con los dientes. Con lo que haga falta. Sin aceptar la derrota, que no es tal, que es evolución por mucho que cueste admitirlo.
Y es que las cosas que son, son. Y no hay prórrogas.