viernes, 29 de junio de 2012

Equilibrio


Estar en equilibrio implica la situación de un cuerpo que se sostiene, sin caerse, en una base pequeña. En el caso de un ser humano, su base es su experiencia, sus capacidades, el entorno es el lugar sobre el podría caer y ser devorado… Coge tu tabla, yo te ayudo, pero solo al inicio, el resto ya es cosa tuya.

Vamos, en  posición:
Agáchate o te caerás. Si arrastras la rodilla, vas al agua. Si arrastras el pie, vas con los peces. Todos los dedos tienen que pisar la tabla al mismo tiempo.  Eso es. Eso es… Ya estás surfeando. ¿Ves esa ola? Vamos a por ella!!!

viernes, 22 de junio de 2012

El Pescador


El viejo pescador se sentó en la arena recostado en su barca; con una voz ronca, tranquila y hablando muy lentamente le dijo a su nieto:
“Los únicos regalos del mar son golpes duros y ocasionalmente la opción de sentirse fuerte. Me he pasado la vida en el mar y sé que es así. Esto me ha enseñado también que lo importante en la vida no es necesariamente ser fuerte, sino sentirse fuerte. Medirse uno mismo aunque sea una vez. Encontrarse aunque sea una vez en las más primitivas condiciones humanas. Enfrentando la ceguera y la sordera solo, sin nada que te ayude excepto tus manos y tu propia cabeza. Así lo hace el mar y así te enseña a ti a hacerlo también”.

lunes, 18 de junio de 2012

Gente


Se fijaba. Le fascinaba verles bailar por las calles como peonzas enloquecidas, y ella vacilaba tras ellos, tal y como lo había estado haciendo toda su vida, dudando si era o no lo correcto. Mientras,  seguía a la gente que le interesaba, porque la única gente que le interesaba era la que estaba loca. Esa gente loca por vivir, por charlar, que estaba loca por salir de los márgenes, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que no bostezaba ni hablaba de lugares comunes, sino que ardía; ardía como fabulosos fuegos artificiales de miles de colores y que explotaban semejando arañas entre las estrellas. Gente loca, si, gente sana. Y ella se fijaba en esa cosas.

viernes, 8 de junio de 2012

Brujas


Al salir la luna creciente, a las cuatro o las cinco de la tarde, presenta una luz brillante, alegre, esa luna parece de plata; No obstante, a partir de la media noche esa luna parece apagada, triste y siniestra. Es una verdadera luna de noche de brujas. Es entonces cuando se derrama el misterio como un papel ajado, atropellando a nuestra capacidad de asombro.

Esperamos ver castillos y brujas. Esos interminables bosques de lobos y caperuzas, esas casas de chocolate, de enanos y gigantes, esos silencios de la siesta en que uno cree volver al beso. A la manzana. La luna creciente parece de plata hasta la media noche. Pero las apariencias siempre han engañado. Son cosas de brujas.

miércoles, 6 de junio de 2012

El viejo Will


Cuatro siglos después, los textos de Shakespeare siguen tan actuales o más que nunca; Llamadme exagerado pero yo creo que lo acabarán por  representar en la estratosfera y en otros mundos, si realmente llegamos hasta allí. No es en absoluto una conspiración de la cultura occidental: si lo analizamos, nos damos cuenta que contiene todos los principios de la lectura. Podríamos atribuir el carácter universal de Shakespeare a su evidente falta de egoísmo, pero esta cualidad no es más que una metáfora para indicar lo que realmente distingue al viejo William, que es, en definitiva, una tremenda capacidad de comprensión. Con frecuencia, aunque no siempre nos demos cuenta, leemos en busca de una mente más original que la nuestra. En la de él encontramos esa mente. Leamos…