jueves, 31 de mayo de 2012

Guión


¿Por qué escribimos guiones? Fácil. Por inercia, porque la vida en si es un guión. De lo más raro, eso si. Y escribir guiones es hacer castillos en el aire, pero en un aire sólido, denso, capaz de sustentar el peso de la historia.  
El arrogante papel en blanco nos desafía y no nos da tregua: ¿Cómo es que esos parecen conocerse en la secuencia 5 y en la 10 ni se miran? ¿Por qué han matado tan pronto al novio de la chica? ¿Cómo sabemos que los sentimientos de la madre son auténticos? … Ideas e ideas que se tienen que juntar y dar sentido a algo.

¿Cómo se pueden tener ideas? Chungo. Las ideas no se tienen, ellas nos tienen a nosotros, nos enganchan y nos obligan a llevarlas a cabo, a estrujarlas, a removerlas y no nos queda otra que estar abiertos a ellas y a dejarnos hacer. Debemos aprender a estar atentos a las historias que se cruzan ante nosotros, a atraparlas al vuelo y convertirlas en guión de la manera más adictiva posible. Y es que en definitiva podemos escribir un guión sobre cualquier cosa (Un programa de radio, una presentación corporativa, un corto para un festival de cine, una excusa en el instituto) si, sobre cualquier cosa, pero un guión jamás puede ser cualquier cosa. Hasta ahí podríamos llegar.  

jueves, 24 de mayo de 2012

Carpe Diem

Lo sé, ya has oído alguna la frase: “Carpe Diem”. Y seguro que sabes lo que significa: "Aprovecha el día presente". La frase surge de un poema de la obra "Odas" escrita por Horacio, poeta latino que nació el año 65 A.C. así que el tipo, aprovechado o no su presente, ya murió.


Nos viene a decir que nos empeñemos en buscar ese final que a ti o a mí nos tienen reservado los dioses… ¡Joder! Supondría un sacrilegio saberlo ¿no? y que no nos dediquemos a investigar los cálculos de los astrólogos babilonios. En definitiva, que tal vez Júpiter te conceda varios veranos, o puede ser que éste, que ahora empieza a ir a por crema protectora a las tiendas sea el último. Pero tú has de ir a tu bola y, mientras, filtra el vino y olvídate del breve tiempo que queda amparándote en la larga esperanza. De hecho, mientras lees esto, el tiempo, envidioso, se nos escapa: aprovecha el día de hoy, y no pongas de ninguna manera toda tu esperanza en el día de mañana, por si el muy cabrón no llega.

Así que…no dejes que el Tiempo te quite tiempo, te quite vida; no dejes que el Tiempo te gane la partida; por el contrario, aprovéchate tú de él, arráncale trocitos, momentos. Y si llega el mañana, pues genial, pero que eso no te haga obviar el presente, sobre todo porque es en él donde estás hora. ¿Carpe Diem? Si, y que nos quiten lo “bailao” también.



viernes, 18 de mayo de 2012

D. Summer

Nos prestan durante unos minutos su voz, nos ayudan a crear momentos y nos regalan la banda sonora para algunos recuerdos. 63 años podrían no ser nada pero también lo pueden ser todo. Toda una vida.


Frenazo a la creación artística que volvía a surgir y mirada atrás, a esos años setenta y ochenta en los que nos hizo bailar o movernos al rítmico compás de unos cubitos de hielo en vaso largo de tubo con su reconocible voz de “mezzosoprano” invitándonos a un último baile. Esta noche brillará una estrella más en el cielo. Y será un cielo de “Verano”.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Efecto Dominó

Llamamos “efecto dominó” a una serie correlativa de sucesos en los que las consecuencias de un hecho previo, logra que se incrementen acciones y reacciones, tanto espacial como temporalmente, generando un hecho final mucho más grande. La concatenación de tales efectos logran que dicho acontecimiento final sea de proporciones insospechadas desde el primer hecho que las generó. Al parecer, este término, surgió en plena Guerra Fría.

De alguna manera, todo esto viene a significar que a cada acción le suceden una serie de acciones con la base inicial en la primera. O sea, que nada es al azar. Y es que el presente solo se forma del pasado y lo que se encuentra en el efecto ya estaba implícito en la causa. ¿Sabes la vida? Pues lo mismo. Y eso que el dominó parecía un simple juego de jubilados en el bar del pueblo. El que tenga el seis doble sale…

viernes, 11 de mayo de 2012

Lana

Y mientras la tarde se vence, ella va enredando madejas de lana de colores estridentes. Y en ese trajín sueña, sueña despierta e imagina un mundo de altruismo y compañía, de imaginación y clarividencia. Esa misma clarividencia que la hace seguir de manera cómplice a aquellos que rompen la rutina de manera comedida y generosa. Y ella, sigue enredando madejas de los colores más vivos...

viernes, 4 de mayo de 2012

Arco Iris

Esa fusión prodigiosa y espectacular, ha fascinado al ser humano a través de la historia. Los griegos, entre yogur y yogur consideraban al arcoíris un camino entre sus dioses y la tierra. La primera autopista de la historia, pero con peaje, eso si. Claro que todas las diversas civilizaciones trataran de darle una explicación, echemos un vistazo:


Los hindúes, para empezar, creían que el arcoíris era la reverencia de Indra, su Dios del Fuego y del Trueno. Los incas, instalados en el Machu Pichu, decían que “Kuichi” o el arcoíris, era el hijo de la lluvia y era capaz de atrapar al Sol y la Luna (A mi ésta me mola, no me la creo pero es bonita). Algunas tribus de indios norteamericanos llaman al arcoíris "Camino de las almas". En Japón, le denominan "Puente Flotante del Cielo". En la Polinesia, creen que es la "ruta de acceso al mundo superior", a esta teoría se apuntan también los Hawaianos… Interesante. Luego vinieron los científicos y lo resolvieron con un: Es un fenómeno “óptico/metereológico” producido por la aparición de un espectro de frecuencias de luz en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas gotas de agua de la atmósfera terrestre. ¡Bah! Chorradas.

Lo que está claro es que si quieres ver el arcoíris, primero debes soportar la lluvia. Sea de lo que sea…

miércoles, 2 de mayo de 2012

Alegría

Declinemos: El término “alegría” nos viene del latín, por supuesto, en concreto de “alicer-alecris”, esto que suena a cantante chipriota de Eurovisión, en realidad significa vivo y animado. Ahí es nada, y la alegría es una de las emociones básicas, junto con el miedo, la ira, el asco, la tristeza…


Resulta que si dejamos abiertos de par en par los sentidos y nuestro cuerpo y nuestro espíritu, estos se conjugan en una perfecta sintonía, se dejan invadir por la Naturaleza y por la vida que late en los demás seres y como por efecto dominó, nos sentiremos inundados de la paz, la fuerza, el orden y la belleza de esa maravillosa sinfonía de la creación. Estaremos alegres. ¿Fácil? Pues no, para nada.

Pero se puede aprender a ser alegre, de hecho, ese aprendizaje debería ser materia primordial en el hogar y en la escuela. Educamos más por lo que somos que por lo que hacemos o decimos..., ser adultos alegres, cambiar nuestras actitudes deprimentes, negativas y derrotistas por otras entusiastas, positivas y esperanzadoras, en cierta manera volver a ser como los críos, sería un paso. Nadie ha dicho que sea sencillo pero… probarlo y lograrlo debe ser la hostia. Y puestos a probar que sea algo alegre.