viernes, 28 de abril de 2017

Perfecto

Empiezas a considerar que si necesitas perfeccionar una relación, quizás es que esa relación (amor, amistad, laboral) no está hecha para ti. No pretendas ejercer de profesor en esta materia cuando tú no puedes dar lo mismo que estás pidiendo. Aunque es inútil prevenirte si casi todo el mundo está cayendo en ello.

Las personas buscan constantemente la perfección en dos cosas que no la tienen ni la tendrán nunca: el ser humano y el amor.

viernes, 21 de abril de 2017

Delfines

Los delfines son más listos que nosotros pero tuvieron la mala suerte de evolucionar en el agua y no poder dominar la materia a través del fuego. Seguro que a diario nos maldicen en su particular idioma. Hijos de puta monos cabrones de mierda, que no entendéis nada.
Los delfines saben ajustar su cuerpo de forma intuitiva a los campos electromagnéticos de la tierra. Los delfines son inteligentes y crueles. Tal vez la inteligencia y la crueldad estén tan inseparablemente unidas que sean la misma cosa, diferentes manifestaciones del mismo fenómeno… Me imagino que soy un delfín que viaja a través del océano. Siento el agua, siento el sónar del barco de la armada que pasa a un par de kilómetros, el retumbar de las explosiones bajo la quilla de un barco pirata somalí. Veo un grupo de cuatro personas caer al agua. Una de ellas está muerta. Pruebo la carne pero no me gusta. Prefiero el atún. El tiburón no, el tiburón solo lo pruebo cuando matamos alguno entre varios, como una manera de hacerme con su fuerza… Mierda, al final sale la parte menos humana que tengo. Amo el mar, es un principio.

viernes, 14 de abril de 2017

Jugando

La vida se nos pasará como un suspiro. Lo sabes. Deberíamos tirar las armas, los cascos y las balas, cubrir las trincheras. Perdonar los errores del pasado. Abrir las puertas, volver a ser niños. Dejar que la vida pase, sí, pero lentamente, jugando.

viernes, 7 de abril de 2017

Ser Mar

Soy de esos que piensan que la inmensidad del mar nos da una idea de nuestra verdadera dimensión. Un tipo frente al océano, o sentado al borde de un acantilado con los pies colgando es alguien muy pequeñito, es como encender una cerilla en medio de una playa a media noche, no ilumina apenas nada, pero te permite ver cuánta oscuridad hay a tu alrededor. También te ayuda a darle una importancia más real a las cosas, aunque eso solo lo ves si te observas de afuera hacia adentro, cuesta más desde el otro lado. Demasiado involucrado ¿no?.
 Supongo que  podemos considerar que eres una persona madura cuando eres consciente de que en realidad el pasado nunca se muere, ni siquiera es pasado, sigue estando. Pero en realidad ¿Quién coño quiere catalogarse de persona madura? No somos fruta, pero podemos ser mar.