viernes, 26 de agosto de 2011

La Marea

¿Por qué se originan las mareas? Imagina la elipse de agua rotando sobre la tierra… ¿Puedes? En cada punto origina una altura que no es lineal. La posición del sol añade aún más complejidad a la cosa. Humm… a ver si me sé explicar:


Las mareas son los movimientos de agua causados por una fuerza llamada gravedad que la Luna ejerce sobre nuestros mares, y que provoca una fuerte atracción del océano hacia el astro.

Cuando el océano se "infla" hablamos de marea alta (pleamar), momento en que las aguas cubren las orillas de las costas. La marea entrante se denomina "flujo”.

Cuando la Luna está en el otro lado de la Tierra, tenemos marea baja (bajamar). Muchas playas quedan al descubierto y muchos barcos varados en ellas. La marea saliente se llama "reflujo". El Sol también ejerce esta fuerza sobre nuestros mares, pero como está más lejos, su influencia es menor.

Una vez al mes, el Sol y la Luna están alineados, entonces los océanos se ven atraídos por las fuerzas combinadas de los dos astros y por ello la marea es más fuerte. Este fenómeno se denomina "marea viva" y en el cielo hay luna nueva.

Llegará el día en que después de aprovechar el espacio, los vientos, las mareas y la gravedad; aprovecharemos también toda la energía que se desprende cuando hacemos el amor. Y ese día por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego. ¿Por qué se origina el fuego? Esa historia si que es realmente complicada…



martes, 23 de agosto de 2011

Vínculos

Los humanos somos problemas andantes. Los problemas de relación interpersonal afectan a la mayoría de las personas. No hay manual de iniciación para desarrollar buenos vínculos ya que se supone que esa capacidad se adquiere de manera natural a través de la experiencia con personas significativas (y que no siempre son satisfactorias). Eso sí, el vínculo más importante para todos es el que se logra con la madre. Uno nace unido a ella por el cordón umbilical desde el que nos hemos ido poniendo en contacto los últimos meses, al nacer nos lo cortan y pasamos a ser inalámbricos. Pura tecnología virtual ya que el vínculo sigue.


Una madre equilibrada y tranquila, que puede brindar amor a sus hijos y no los rechaza, promueve la creación de un vínculo sano que les permite a los hijos fortalecer su autoestima, aprender a confiar en ellos mismos y en los demás, evitando fallas de carácter que pueden afectar todas sus relaciones posteriores. Una madre que no ejerce como tal creará unos daños prácticamente irreparables en nuestro componente vinculante.

Tan fuerte es el vínculo con un hijo que nunca se tuvo como con el que se ha tenido. Pero de eso saben mucho más las madres. Cuestión de sentimientos y de sensaciones y sobre ello, por supuesto, tampoco hay manual de iniciación, existe un ritual, eso sí, al que llamaremos VIDA.

viernes, 5 de agosto de 2011

Verano

Unos pinos que no necesitan hacer sombra. Un sol que se toma algunos días de descanso y que vaya usted a saber a dónde se ha marchado. Un principio de agosto que parece de finales de mes. Truenos a los que nadie invitó son la ceremonia de iniciación de la tormenta que ha de llegar. Un helado en la terraza del bar, carreras con risas para guardar todas las cosas esparcidas por el exterior de la parcela donde se mantiene clavada la casita de trapo en el camping de la costa... Las nubes aceleran su paso, a las 5 de la tarde es de noche, el viento arrecia ¿Arrecia? Bueno, va. Si, arrecia... El cielo se abre y... en vez de agua sale el sol. El verano comienza por octava vez en un mes. Extraños tiempos estos. Ya nada es como antes, o tal vez si... De fondo suenan nuevos truenos. Vuelta a empezar.