viernes, 25 de febrero de 2011

Humanos

El mecanismo del cuello se activa de repente al notar un aliento cálido, dulce, sensual y responde de manera instantánea poniéndote toda la piel de gallina. El muy cabrón te delata. Una mano que sube desde detrás de tu cabeza y se va abriendo mientras  “peina” tu cabello de abajo a arriba provoca el suspiro prolongado de tus labios y de paso, un travieso mordisco en el estómago. El contraste de los diferentes grados de calor aumenta el ansia de los besos...

Bueno, ya lo decían The Beatles en su disco más blanco: “La Felicidad es un arma caliente”… vale, de hecho la traducción real era un “arma cálida” pero… ¿Qué más da? Si en el fondo somos todos tan perfectamente imperfectos humanos.

jueves, 17 de febrero de 2011

Abrazo De Oso

Componentes:


De pequeños nos suelen regalar un oso de peluche. Uno de brazos gordos siempre dispuestos a apretujarte. En el abrazo de oso, normalmente, uno de los abrazantes suele ser más alto y más ancho que el otro, pero eso no es imprescindible para aportar la cualidad emocional del abrazo osuno.

Indicaciones:

Los cuerpos se tocan en un apretón fuerte y poderoso, que puede durar lo que se quiera, eso si, con habilidad y autodominio para que el abrazo sea firme sin llegar a ser sofocante. Es una muestra de cariño no intento de homicidio.

Durante un abrazo de oso, la sensación es cálida, solidaria y segura. Los abrazos de oso son para quienes comparten un sentimiento o una causa común. Por ejemplo...

• Padres e hijos: Ambos necesitan reconfortantes abrazos osunos a montones.

• Abuelos y nietos. No debemos dejar a los abuelos fuera de los plantígrados abrazos familiares.

• Amigos (esto incluye a los matrimonios y a los amantes, de quienes cabe esperar que sean también amigos).

• Cualquiera que desee decir, sin palabras:

- ¡Eres estupendo!

- Cuenta conmigo para lo que sea.

- Comparto el dolor o la alegría que sientes.

Contraindicaciones:

No se han hallado. Si bien pueden causar una cierta dependencia. Y es que el abrazo de oso mola ¿No? Venga, un abrazo...

jueves, 10 de febrero de 2011

Cristal

Sin rencores, no quiero que me mires así. Sabes perfectamente que al final harás lo que te diga.  ¿Para qué te vas a resistir si tu suerte ya está echada? Eso si, ya que voy a beberme tu sangre mereces que lo haga en una excelente copa de cristal. Que lo de ser vampiro no tiene porque estar reñido con el buen gusto y las buenas formas. Y ahora, si me permites... ¡Salud!   

martes, 8 de febrero de 2011

Los Mandamientos (Eran éstos):

Durante siglos nos han tenido engañados, en realidad los Mandamientos eran éstos y eran más de 10, lo otro es puro marketing, había que vender un libro muy gordo con tapas duras…

No te niegues, ni te escupas, ni te ahorques. No tatúes números impares en tu espalda, ni hagas sangre de la herida: ¡Hiérete la sangre!

Hiérvete. No te calmes. No te calles. No te caigas, levántate si lo has hecho, no pierdas el tiempo tuyo ni el mío. Tampoco tatúes nombres estúpidos en tu pecho, ni en tu brazo… ¿No hagas sangre de la herida? No. Ya habíamos quedado en eso.

Hiérvete la sangre. No te mientas. Prepara café, aprende a hacer bizcochos: Compra levadura y huevos, ¡Va! Que es fácil, joder…. No te escuches, cocina.

Sal a la calle, camina de espaldas, péinate, ponte crema en el cerebro, en el alma, entre las piernas:
No tomes pastillas.
No tomes pastillas...
No tomes malditas pastilla pastillas!!!!

Cómete tu puto bizcocho, bébete el café en tazas enormes. Di hola, di adiós, date la vuelta y lárgate dando un portazo…
Hoy no existe, tampoco Dios que decida por nadie.

Tú decides. Siempre ha sido así.

Todos estos Mandamientos se resumen en dos: Quiérete a ti mismo porque sino lo llevas claro y procura no joder a la gente, que amigos hay que tener hasta en el infierno. Bueno, pues ahora ya sabes como va el rollo éste…

miércoles, 2 de febrero de 2011

Un Jet Lag

Existe una clase de Jet Lag no reconocido oficialmente que parte de la desconexión mental del cerebro con sus tareas profesionales y que para el reloj biológico (Que debería estar empotrado en el agujero a tal efecto reservado en el ombligo). A mi se me ha parado a principios de año ya, mira. No encuentro una tienda en la que vendan mi clase de pilas ni encuentro la manecilla para ponerme en hora. Definitivamente me quedo “Fuera de Servicio”.

Y es que nos lanzan al mundo con un protector cordón umbilical pero al poco de salir: Chack! Nos lo cortan y pasamos a ser inalámbricos sin práctica alguna. Así las cosas es normal que de ven en cuando perdamos la señal. No estamos conectados a nada tangible y eso se nota. Somos unos chapuceros los humanos.

La vida también consiste en estos momentos… Auto imponerse el estar "fuera de cobertura", soltar de una carcajada todo el aire antiguo y volverse a rellenar de nuevo esperando que el cuerpo se aclimate al trajían diario.

No sé, parece que ya estoy mejor… a ver: Probando, probando... Hummm, no, falsa alarma, se corta, entramos en un túnel… Llamo cuando llegue. O no.