viernes, 25 de noviembre de 2011

Un Plan

Tenían un plan. Uno de bueno, de esos que surgen desde la voluntad común de que seguro saldrá bien. La creencia firme de que el resultado de la suma de uno más uno es uno de muy grande y de muy fuerte… Pero no salió bien. Las urgencias de la vida, los sueños que se rompen antes de empezar, la puta obsesión de competir en vez de compartir hizo que todo se fuese a la mierda. Y ahora, ese plan, son dos gotas de agua que se añoran; una se la bebe un perro la otra se va a parar al mar… pero en su momento era un plan cojonudo, aunque acabó en un brillante error. Bueno, la vida, ya sabes...

viernes, 18 de noviembre de 2011

Sirenas

Quería creer en las leyendas míticas, quería creer que las sirenas existen o, al menos, que habían llegado a existir realmente. Y ahora siente que todo eso tendrá que seguir formando parte de los sueños perpetuos de la humanidad. Imaginaba a esas sirenas intentando engañar con sus cantos a los argonautas de la Odisea y como no, puestos a imaginar, la opción que el cine y la mitología se han encargado de construir en la que, en esos sueños, las sirenas son unos seres de una belleza descomunal y que salvan a los desvalidos marineros en el último momento para depositarlos con suavidad en las arenas de alguna playa desierta.


Ahora hace tiempo que va navegando a la deriva pero ninguna sirena le ha cantado nada. Y no es que considere imprescindible ser rescatado por una… pero puestos a morir, mejor entre los brazos de alguna de ellas. Aunque no existan.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Pintalabios

Advertencia: No le digas que le quieres cuando es sólo un rumor. No digas una palabra si hay alguna duda. A veces parece que el amor es sólo un tumor; tienes que extirparlo.


Y ahora… ahora dices que lamentas las cosas que has hecho. Dices que lo sientes, pero sabes que no significa nada. Yo no me preocuparía. Creo que se divirtió mucho. Le hiciste sentir casi como un auténtico ser humano, porque fuiste tú, no solo otra boca con el pintalabios de moda. Pero ya te digo que hay algunas palabras que no permiten ser pronunciadas. Por bueno que sea el pintalabios que llevas…

viernes, 4 de noviembre de 2011

De Cine

Se plantó allí, gritando y riendo. Desquiciando y espabilando a todos cuantos se encontraban a su alrededor. Lidió contra la hipocresía y el cinismo con argumentos. Le tocó los huevos a los acomodados, a los poderosos, a los diseñadores del sistema ilustrado que lo encajonaba. Sí, era un criminal, un terrible criminal. El más simpático, trepa, vago y sucio Jack Nicholson. Y sencillamente: Lo bordó.


Nos demostró que en todo lo que se supone malo hay bueno, y en lo que se supone bueno hay malo. Y nos hizo reír, llorar, nos llegó. Y toda la pléyade de estupendos locos que lo secundaban merecían compartir con él el Oscar. Nnos hicieron creer, por unos minutos, que eran doctores en medicina (Apoteósico momento). Aplausos para esa enfermera mala y cabrona que en el fondo da más miedo que cualquier asesino en serie de la mejor película de terror.

Milos Forman dirigió con brillantez, alternando primeros planos con medios de una exquisitez que no tiene nombre. Y la música hizo el resto. Y los diálogos. Y el montaje. Y el final. Y el jefe. Porque nos encanta el jefe. Porque algunas películas nos dan de lleno en las entrañas. Son de lo más cuco…