martes, 19 de febrero de 2013

ADN

Curioso, nos aseguran que todo está en nuestro ADN y de él únicamente están en activo en 2 hebras, a las otras restantes se les considera basura por la ciencia. ¡Hasta ahí podríamos llegar! Nada más lejos de los ideales de la naturaleza que lo de crear algo como basura o material de desecho, así que a las siguientes hebras les toca el activarse para dar el siguiente paso evolutivo que le toca dar a la humanidad. De hecho se trata de un proceso individual que incide en el colectivo mundial. En la medida en que cuanta más gente active su ADN, más fácil será para los demás hacer lo mismo.


Activar tu ADN consiste en “regresar a casa”, es volver a conectar el ADN espiritual con el ADN terrenal, que hasta ahora va cada uno a su bola. De esa manera, restableces el equilibrio perdido entre tu lado espiritual, tu Yo personal y tu Ego Terrenal. La manera de hacerlo es abandonando los viejos patrones destructivos basados en el odio, el miedo, la codicia, la destrucción y empezar a vivir desde el corazón. Con imaginación, sin juzgar y con entrega desinteresada. Tal vez por eso, nos aseguran que solo 2 hebras del ADN están en activo. Maldita sea…

viernes, 8 de febrero de 2013

Imagina...

¿Podemos hoy imaginar el mundo sin Hamlet, sin Spiderman, sin el Pato Donald? Cuesta mucho. ¿Sin Sherlock Holmes, sin Mortadelo? Cuesta mucho. Sin embargo, hubo una época en que no existían. Y ahora, hoy ellos forman parte de la realidad por el contundente hecho de que un día fueron imaginados.  Lo que se imagina se convierte entonces en parte de la realidad indisoluble y ya no puedes entender la realidad sin lo que imaginó su autor.
¿Te imaginas un mundo justo, sincero…?

viernes, 1 de febrero de 2013

Peces

Tal vez alguna vez te de por ir a pescar, en ese caso, deberías tener en cuenta esto que te digo y que no te repetiré:
Tienes que enjuagarte las manos en mar antes de poner el cebo en el anzuelo ya que el pez nota el olor y pasa de ir a pegar un bocado que viene de tierra. En el mar no es como en el colegio, no hay profesores que valgan. Está el mar y estás tú. Y el mar no enseña nada, el mar hace y lo hace a su manera. O lo aceptas o te largas.

Tal vez ahora logres comprender por qué los peces no cierran los ojos bajo el agua, tú tampoco podrías si vieses lo que ellos ven.