lunes, 27 de diciembre de 2010

Sentirse piedra

¿Entiendes a las piedras?  Casi todo lo de carácter copioso es poco fidedigno: coetáneas de las altísimas no vienen de las estrellas, su naturaleza no es alquímica sino música, pocas son palomas, casi todas son bailarinas, de ahí su encanto; por desfiguradas o selladas, pese a su fijeza no son andróginas, respiran por pulmones y antes de ser lo que son fueron máquinas de aire, consta en libros que entre ellas no hay Himalayas, ni rameras, no usan manto y su único vestido es el descollamiento, son más mar que el mar y han llorado,aun las más enormes vuelan de noche en todas direcciones y no enloquecen,son ciegas de nacimiento pero ven a Dios, a todos los que lo son.

La ventilación es su sustancia, no han leído discursos políticos pero saben que se equivocan, no entierran a sus muertos, la originalidad en materia de rosas les da asco, no creen en la inspiración ni comen luciérnagas, ni en la farsa del humor ajeno no hecho propio, les gusta la poesía con tal que no suene, no entran en teatros con aplausos, cumplen 70 años cada segundo y se ríen de los peces, los ejércitos gloriosos les parecen miserables, odian los aforismos y el derramamiento, son geométricas y en las orejas llevan aros de platino, viven del ocio sagrado. Y sienten como piedras...

lunes, 20 de diciembre de 2010

Así es

- Mira que eres… ¿Por qué sales conmigo?
- Porque te quiero.
- Ya, bueno, se te pasará.
- Eso espero.
- No lo dudes.

¡Aaay…! Así es el amor, te da un corazón de aviador y un miedo terrible a las alturas.

martes, 14 de diciembre de 2010

Despacito...

Despacito irá aprendiendo a descubrir el valor de cada vida… en un lento aprendizaje, lentamente va a ir aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra en cada uno de nosotros. Valor, en ocasiones, olvidado por el propio rechazo, la falta de comprensión o por los prejucios a lo largo de la vida.


Despacito está aprendiendo a escuchar, con los sentidos, aquel mensaje que se esconde entre las palabras, los gestos, los silencios disfrazados, las inseguridades mascaradas o las soledades encubiertas.

Despacito aprende el dolor de un corazón que, al amar, acepta a las personas… a pesar de que éstas, puedan decepcionarle, herirle con la insensibilidad o con acciones impensables.

Despacito va aprendiendo a perdonar y a no alimentar rencores, ni cultivar ofensas. Y aprende que perdonar ayuda a olvidar y a curar.

Despacito irá aprendiendo lo que entregará el día de mañana. Sin prisas, con el paso del tiempo. Ya te digo, des-pa-ci-to…

sábado, 11 de diciembre de 2010

Supongamos...


Supongamos, por puro suponer, que puedieses regalarle un momento desprendido del mundo, sin un lugar eh… digamos, simplemente por decir, en la vida, sin medida ni tiempo… Ya sé, digamos que tal vez un amanecer pueda tenerte consigo, si, despojada de recuerdos y de viejos rencores…

Ahora supongamos y ya te digo que por puro suponer, que quizás quiera tenerte tan lejos que solo el recuerdo le pueda llevar a tu lado… A caso sea ya tarde o realmente nunca fue el momento, lo cierto es que no se si tu sientes también lo que cree que siente…

Quizás la distancia no alcance a uniros, ni el tiempo a separaros, tal vez y digo solo tal vez, nunca estuvisteis juntos, simplemente estabas a su lado. No sé, simplemente supongamos.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Hadas

Siempre mirando hacia fuera tratando de ver lo que hay adentro. Tratando de decir algo que es verdad, que es su verdad. Pero se da cuenta de que tal vez nada sea verdad de verdad, excepto lo que hay ahí afuera y lo que está afuera siempre está cambiando. Siempre, siempre...

Y uno piensa: Esto que hay, lo que vendrá, lo que hemos sido y en todo caso se irá. Todo se disolverá, en la apariencia y en lo real. En un supuesto reino astral o el reino físico. Como esas olas bravas que sobre los arrecifes se fijan que blanquean en la oscuridad. Menudo mundo éste, aun los hay que se entretienen tirando a dar: Lo de menos es morir, lo jodido es no vivir.

Si pudiésemos habitar en un relámpago, simplemente posarnos en su interior durante un breve espacio de tiempo, a muchos se nos quitarían las ganas e incluso las ansias de quejarnos, de compadecernos de nosotros mismos un día sí y otro también.

La potencia de lo desconocido, la grandeza de lo infinito, un viaje imprevisible atiborrado de vayvenes magentas y luces momentáneamente cegadoras que llenarían nuestro cerebro de oxígeno, que nos inundaría la mente, las ideas, de aire limpio y fresco.
Coge ticket y pide turno. Yo ya estoy guardando cola… Claro que no me extrañaría que tú, como quien no quiere la cosa, tengas ya tu localidad confirmada de hace tiempo. Las Hadas buenas sois así.

martes, 30 de noviembre de 2010

Al cine...

Hummm… ¡Cómo me huele a chuches! pero como me saturan, con una me basta, ¿Me das una? 
"Mete la mano y coge la que quieras" me dices.

Mmmmm ¡una fresa! intentaré que me duré toda la película. Tengo frío, me pondré mi jersey feo que me encanta y que me sienta como el culo.

Que raro... estoy justamente con quien quiero estar, pensé que, igual, echaría de menos que mi asiento izquierdo no estuviera vacío, y es que cuando veo una peli, veo una peli… Pero… estoy bien, a gusto, incluso excitado saboreando mi fresa que no sabe a fresa. ¡Guau!....ojala fuera así de guapo... bueno...¡Qué coño! ¡ También tengo la nariz torcida! Claro que si, he aprendido a aceptar que mi nariz torcida mola, ¡ja! A la mierda la puta perfección simétrica, que se la queden las columnas jónicas. ¿Jónicas? Creo que se llaman así. Bah!

Si esa mujer hermosa de la película sigue fumando así me empezará a despertar en mi un jodido deseo de fumar...¡Deja ya de fumar! Menos mal, ya terminó la escena… Me mola esta pelí, y es que éste festival nunca falla así que... voy a dejar de pensar. ¡Mierda! me comí la fresa....

Shhhhhhhh ¡calla! que seguro que pronto se besan.

Definitivamente eso de desgastar una fresa de “chuche” lentamente es uno de los grandes placeres de la vida. Lo tengo claro.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Soy Tierra

Las nubes las trae el viento, son nubes rellenas de luz, como esas nuevas chuches que te explotan en la boca cuando menos lo esperas, las que te hacen “Bangg!!”. Con ese viento vinieron y él se las llevará. Sin estridencias, como si nunca hubieran estado. Solo dejando la tierra algo más húmeda, preparada para el invierno que ya comenzamos a tener. Y a mi que me gusta esa humedad, me descalzo para sentir la naturaleza. Y caminando, no me doy cuenta de que el sol, cuando asoma, deja esquirlas al compactar las piedras y la tierra. Y ya no encuentro mis deportivas amarillas, esas que parecen un taxi de Nueva York, y sigo caminando descalzo, y la piel de los pies se me cuartea como la tierra. Y me congelo las plantas de los pies y me constipo...

Ok, ya soy tierra, y con ella y como ella me empapo cuando llueve, y corren arroyos sobre mí que arrasan cual torrentes que buscan su viejo paso y arreneteb con todo lo que encuentran. Pero, como un campo mal preparado, las treguas en forma de tibios rayos de sol me secan y me dejan yermo.

Llegará Navidad y con las nuevas tormentas, volverán a germinar pequeñas semillas de especies desconocidas que están escondidas en cada poro de mi piel. Y estaré frío aunque en casa haga calor. ¿Será por estar desnudo? Quizá si no estuviera desnudo no sería tan vulnerable, pero tampoco brotarían tan rápidas las nuevas sensaciones. Ni que una de ellas sea un gripazo. Vivamos…
(Siempre es una buena opción).


sábado, 20 de noviembre de 2010

Para Siempre


Finalmente respondió. Le aterraba ese vacío resultante entre dos personas que se han querido cuando ya no lo hacen. Las despedidas. Y sobretodo... sobretodo los "para siempre" porque le sonaban a efímero, si y eso le asustaba. Pero lo sabía disimular mirando a las estrellas, infinitas ellas…

viernes, 19 de noviembre de 2010

Porque si...

Me jode ese afán por explicarlo todo que tienen algunos críticos listillos del arte en cualquiera de sus manifestaciones. Por no hablar de algunos tertulianos (¡¡Uuffffffff!!)  impostados conocedores profundos de la NADA más absoluta en la que a veces es su verdad. No siempre cada cosa que se hace tiene una explicación lógica. Los humanos lo somos por movernos a base de impulsos… Porque quizás Lorca, aquel día, sólo quisiera aceitunas y una caña fría… vaya usted a saber.

Nos volvemos locos buscándonos y no nos damos cuenta de que siempre habíamos estado aquí. Una niño de seis años dibuja un cero alrededor de la toalla de su padre. Trabaja para la memoria del mundo. Como yo cuando vierto en un papelote los residuos de la experiencia que pueda tener. Como una mente, afortunada ella, que olvida los problemas pequeños...

La chica, que está en la taquilla del Metro de Sagrada Familia en el turno de noche los días entre semana, probablemente estudió Historia pero no tiene paciencia para la docencia. Sin embargo, tiene una sonrisa preciosa. Esas cosas pasan, no hay que tomárselas con dramatismo.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Zapatos de tacón

No siempre el ponerse unos zapatos de tacón le hacían sentir más alta. Sólo lo parecía. Pero ella se sentía crecer cuando caminaba descalza,  sintiendo piel con piel el roce de los latidos de la tierra empujándole con fuerza hacia la vida. Era entonces cuando realmente se sentía mucho más elevada…

martes, 16 de noviembre de 2010

Zasssss!!

Y digo yo ¿Por qué las canciones se nos cuelan en el cuerpo, en el corazón… en el alma? Así, ¡Zasssss! Por la cara, sin pedir permiso, atrevidas, seductoras, como las poesías de Lorca, Machado o Hernández que me tarareaba mi madre para acunarme cuando era un enano.

Tanta poesía musical te deja levitando, y uno se da cuenta que pese a la era del Blog, del Chat, de cualquier tipo de chantaje al contacto personal, la voz, la música que tienen las palabras, no mueren, son más dulces que cualquier “emoticón de mierda” que escribas y vivirán por siempre. Aunque como decía Manolo García “Ni una página en blanco más”… intente paliar la ausencia del sonido con la audacia de la inmediatez.




lunes, 15 de noviembre de 2010

Sin Agua en la que Flotar

Sé que jamás has estado en el desierto de Atacama, aun así, sé que podrías describirme hasta los árboles que allí nunca habitaron. Sé que has estado en cientos de desiertos como ése, y que no soportas la arena que se te mete en los ojos cuando se mueve en círculos por culpa del aire. Has visto ya cientos de cactus poblando los pies de tu cama y sé que sigues regándolos cada día creyendo que amanecerán eucaliptos y que serán ellos los que chuparán toda el agua del pantano. Te he visto todos los días probando a alzar la botella de agua creyendo que caerá una gota más y sólo has conseguido cegarte por el sol. No te rindas, recuerda que sólo se necesitan las alas para escapar de aquí. Y que las alas no son exclusivas para aviones, insectos y pájaros…  

jueves, 11 de noviembre de 2010

Mezclados (Como el revuelto en una tienda de "chuches")

Mezclo tu alma entre mis gestos y ya no sé si son míos, mi mirar en los objetos…. Tu latir en mis secretos. Y mezclo mi caminar en tus pasos, tu despertar en mis sueños...  Y se me mezclan las horas: El amanecer es noche, los crepúsculos son albas. Las tardes de domingo son la antesala del fin de semana y los lunes el sol brilla mientras la lluvia me seca. 

Tan revuelta está tu imagen con tus carcajadas, con mi sonrisa, tu boca, con mis palabras. Mis caminos, con tus pies… que vives, mientras me vivo. Y pienso, mientras te piensas. Te huelo con tus perfumes, veo tus soles en mis lunas.

Y si es que lloras… te beso. Sonríes cuando me miras, si no te busco, me pierdo. Y es que mezclar, que nadie lo dude, si puede ser bueno.



miércoles, 10 de noviembre de 2010

Igualdad viene de iguales

Dijo Marilyn Monroe:“No me importa vivir en un mundo de hombres, siempre y cuando pueda vivir en él como una mujer”. Vivir en un mundo de hombres, y continuar siendo una mujer implica, que puedes explorar tus cualidades y descollar por ti misma, por tu inteligencia, por tu capacidad, ser aceptada en el mismo plano de igualdad por los hombres, en todos los ámbitos de la vida, sin que esto signifique que por ello se te considere otro hombre en el cuerpo de una mujer, o se espere que te portes de manera masculina, porque eres competente e inteligente como pueda ser el más listo de ellos. Exactamente igual, y en eso constituye la igualdad.

Las mujeres tienen las mismas capacidades que el género masculino, mandemos a la mierda los estereotipos que confinaban a la mujer a tareas consideradas milenariamente, “femeninas”. Y por ello aunque los años 40/50, en que Monroe triunfaba en el cine interpretando los clásicos papeles de rubia tonta que los estudios le asignaban, están ya lejos, nada mejor que sentirte cómoda en tu propio cuerpo y personalidad, y al mismo tiempo satisfecha de tus logros personales y profesionales. Exactamente igual que un hombre.

Creo que lo dicho a ninguna mujer por muy curtida que esté, en los menesteres laborales y en el trato de tú a tú con los compañeros de trabajo, le molesta, al contrario, somos como somos y a uno/a le encanta ser tratada/o como lo que es. Una profesional exitosa y una mujer trabajadora que igual gusta de recibir flores en su cumpleaños, que le abran la puerta, que le den trato de mujer, y para nada que el trabajo la confine al rincón y ser tratado como un ser ambiguo que no saben como tratar, con rudeza o con amabilidad.

Lo dicho si se ha de vivir en un mundo de hombres, trabajar con muchos de ellos algunos verdaderos prehistóricos personajes, nada como sentir tu lugar como el sexo opuesto al mismo tiempo que se aceptan y valoran tus cualidades. Otra cosa podría ser susceptible de caer en el error de ser tan estrecho de mentes, de miras y de libertades como algunos (aun muchos, siempre son muchos) de los hombres que se jactan de ser los únicos que dominan y saben. Exactamente igual que un capullo. Y así vamos...



martes, 9 de noviembre de 2010

Desdén

“¿De veras crees que puedes engañarme con esa actitud tuya de no haber roto un jodido plato?. ¿Qué eras cuando yo te conocí? NADA. Yo te abrí al mundo. Maldito sea el día en que te traje a casa. Lo único que debías hacer es tener la cena lista y no sirves ni para eso…”

Una tremenda lluvia de golpes siguió a las palabras. Y cuando ella acabó con él, lanzó un suspiro y lo vió claro, el sábado se cambiaría de microondas.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Siempre queda algo

Lo supiste entender que es la primavera la que congela al invierno, que es ese hablar quedo cuando no hay calma, ese roce de sus manos, ese resplandor de su boca haciendo sonreír al mundo lo que estremece las ruinas. Es su belleza lo que a todo atenúa. La destrucción de las arboledas en un gesto, la infinidad del tiempo sucedido en los espacios es lo que abarca la palabra cansada e impenetrable...

Es esta memoria la que condena la existencia; el tiempo recobrado del llanto, de la caricia apagada, de la luz y el viento en una cinta de imposibles, donde cada paréntesis es una búsqueda futura, una asimilación para no olvidar, ni olvidarnos. Una música simultánea donde vivimos y rememoramos la fragilidad de nuestra libertad que nos canturrea en voz baja:

"Te quiero, te quise". Y todo suena a todavía. Un beso de ayer pudo ser hoy. Un momento pasado de hoy y que pudo no haber sido nunca.

Y entendiste que queda el espejo contrapuesto contra otro espejo; queda su voz resonando en los fragmentos, valiéndose de tu aire. Queda el inexorable recuerdo y tus pies descalzos recorriendo la nieve en polvo, blanca, limpia…
Queda tu abrazo desmedido y su mirada como la flor inmortal que nace. Y es que siempre queda algo por quedar.

sábado, 6 de noviembre de 2010

En los pliegues de la vida

De repente, sin saber bien por qué, les expulsaron los recuerdos desteñidos, arrugados, desvestidos. Y lograron, de alguna manera,  arrebatarles la forma,  doblegarlos...

Y fueron felices, muy felices, casi sin querer hasta que la vida volvío a inventar lo que alguien ya inventó y él se marchó sin ella. Y ella se quedó sin él, sentada, con los pies colgando, en los pliegues de la vida. 

sábado, 30 de octubre de 2010

Ella soñaba

Y ella soñó. Soñó que las personas que sueñan cuando duermen en la noche conocen un tipo especial de felicidad que el mundo de hoy no conoce, un plácido éxtasis, y la fascinante simpleza que reside en la facilidad de corazón, con miel y canela en la lengua. Soñó también que la verdadera gloria de los sueños reside en su atmósfera de ilimitada libertad. Y no quiso despertar ya más y siguió soñando en un sueño dentro de otro sueño y de otro sueño...    

viernes, 29 de octubre de 2010

Oscuridad

Sólo entraré para salir de nuevo y volveré a entrar sólo para salir, porque la oscuridad me da miedo como a todos los hombres. Pero ella, entonces se me acercó y muy cerca del oído me dijo: ¡Pues yo he dejado allí la luz encendida! La oscuridad se había apagado...

jueves, 28 de octubre de 2010

Los 30 segundos de gloria

Y por una vez, de repente, sin quererlo (casi) se perdieron tus ojos en los míos y yo, de manera heroica sin detener el alma logré despedazar tu tristeza. Voy a llorar sin prisas, me dijiste. Lloraré hasta olvidar el llanto y encontrar la alegría. Y en ese instante pude reconquistar tu frente...  

¿El secreto? No es triunfar en la vida, sino el ir triunfando... A cachitos de 30 segundos.

domingo, 24 de octubre de 2010

Quieto

La quietud tiene muchas dimensiones. Una es el silencio; es el extremo opuesto al sonido, es la ausencia de sonido. La segunda dimensión es la ausencia de movimiento: es el extremo opuesto al movimiento. La mente es movimiento del mismo modo que la mente es sonido. El sonido viaja y la mente también. La mente está en movimiento constante, nunca permanece quieta. No puedes imaginarte a una mente quieta. No existe una cosa así, porque cuando hay quietud, la mente deja de existir; cuando existe la mente, hay movimiento. Así que: Música, acción...: Mi mente está luchado por seguir exisitiendo, no quiero permancer quieto.


viernes, 22 de octubre de 2010

El olvido está lleno de memoria

Una amiga me dijo que la imaginación viene dada por una serie de convenciones esporádicas de la memoria. Me gustó ese génesis, mira. La memoria es esa especie de celador del cerebro que va controlando todo lo que pasa por delante, por dentro y por detrás de nuestras cabezas. Una especie de guardián que controla todo ese ir y venir de ideas, sensaciones y emociones.
Las cosas son como nos imaginemos que son, y no siempre fueron ni serán así. El silencio también es música. El mar también puede ser la tierra de los navegantes. Soñar puede ser la forma de verlo todo más claro, en color o en blanco y negro. La soledad puede ser una buena manera de estar acompañado por uno mismo. Olvidar también forma parte del saber… y si necesitamos recordar, nos bastará con llevarnos los dedos a las cicatrices de las heridas. Cuando se produce una de esas convenciones de la memoria, se producen también algunos accidentes que acaban por ir dejando su huella, aunque nos imaginemos que nunca fue así. Y es que la memoria es magnífica para olvidar aunque no recordemos cómo hacerlo.

lunes, 18 de octubre de 2010

Saltos

Cruzarse un precipicio en dos saltos nunca es la buena opción, te acabas precipitando al vacío a mitad del intento. Y si precipitarse es malo, hacerlo al vacío no mejora la cuestión. Son ese tipo de cosas que te acaban matando…

jueves, 14 de octubre de 2010

Una misma realidad / Una mateixa realitat

A lo lejos los perros ladran canciones sin letra de una atosigante realidad traída por la luna, un tipo  grita que por las noches todos somos de neón. Bajo un portal la joven de aspecto dulce susurra: Trafico en sentimientos, ¿Quieres un gramo?... Las horas van masticando el tiempo.

                                   *******************

Lluny els gossos borden cançons sense lletra d'una engoixanta realitat portada per la lluna, un tipus crida que a les nits tots som de neó. Sota d´un portal la jove d'aspecte dolç murmura: Trafico en sentiments, Vols un gram?... Les hores van mastegant el temps.


miércoles, 13 de octubre de 2010

En días de lluvia (Y sueño)

El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero pero nadie sabe la forma de poder abrir semillas en el corazón del sueño. Sobre la misma columna abrazados sueño y tiempo cruza el gemido del niño, la lengua rota del viejo…

A veces los días de lluvia son perfectos para encerrarse en el caparazón y hacer limpieza de uno mismo. Para imantarse de nuevo y volver a escampar energía por los sitios… Dormir, soñar, flotar, abrazar, gemir, hablar, sentir… pura cuestión de tiempo.

El búho pequeño vive sobre las ramas. Agradece el bosque. Tipo listo el búho, se fija mucho...

lunes, 11 de octubre de 2010

De pavos y cuervos

En U.S.A. a eso de finales de noviembre (el cuarto jueves) celebran el día de Acción de Gracias. Ese día los americanos trinchan a un pavo y le dan las gracias al cielo por ser y estar. Evidentemente si le preguntamos al pavo, maldita la gracia que le hace la acción de ser trinchado, pero hoy en día todo el mundo obvia las necesidades del pavo.

Aquí para dar las gracias nos invitamos a cañas, (El pavo se lo comen, principalmente, aquellas personas que están a régimen y en forma de lonchas), o simplemente no agradecemos nada, que no están los tiempos para ir regalando y cuando recibimos algo ese “algo” suele ser un “moco” y no de pavo precisamente.

Muchas veces desconocemos lo que nos perdemos renunciando a alzar la mirada hacia esa otra mitad del mundo: la que va desde nuestros ojos hacia el cielo. Pasamos la mayor parte del tiempo con la mirada por debajo de esa línea, desde la horizontal al suelo. Por eso la mayoría de la gente conoce mejor el diseño de las aceras que la forma de las nubes, la copa de los árboles o el vuelo de los pájaros. Y eso, viviendo en este país de cielos cambiantes, espesos bosques y tránsito constante de aves, supone una gran renuncia. En otoño, el cuervo de los bosques del macizo del Montseny (A 45 km. De Barcelona) se hace el amo y señor de los cielos.

De repente un áspero lamento surge de entre la niebla. Se trata de un reclamo muy familiar para el naturalista aficionado, la voz de una de sus aves favoritas: el cuervo. Al poco surge de entre las nubes: majestuoso, grande. Con un lento batir de alas se sube a una térmica, que es una columna de aire caliente que hace flotar cuanto suspende en ella. Eso le permitirá descansar planeando con las alas abiertas. Majestuoso, grande. Y nos mira, nos ve correr, discutir, engañar, robar, llorar y se para en una rama y piensa: “Cría cuervos…”
Tal vez por eso en algunos sitios se acaban por comer al pavo, para que no les de consejos de civismo y civilización. O quizás es que bien guisado está muy bueno. Las modas siempre serán cíclicamente pasajeras. Cuestión de tiempo. Claro.



viernes, 8 de octubre de 2010

Lágrimas on the rocks

Esa chica viene a este bar desde hace más de un año. Yo algo más, suelo venir a tomar algo al salir de trabajar. Esa chica antes llegaba con un chico pelirojo de ojos verdes, llamaba la atención por guapo. Me llevaba bien con ellos, gente maja, intercambiábamos saludos y conversaciones triviales, de 20 segundos. Después de algunos meses llegó sola por allí. Nunca le pregunté, no suelo ser chafardero. Sólo sé que llegó y que tenía los ojos rojos y demasiado maquillaje tapando algo oscuro en el pómulo izquierdo. La saludé sin ningún comentario más allá del “buenas tardes...”. Miró su vaso fijamente, y tuve la certeza de que estaba calculando si todas aquellas lágrimas que había derramado cabrían en ese vaso.

Sólo observarla, me llenó de angustia, de vacío, de pena. En ocasiones no nos paramos a pensar el hecho de cuánta mala suerte tienen los demás. O cuánta buena tienes tú. Está en lo mejor de la edad y ella llora, con dolor, encima de su Pampero con Cola, cada día con más maquillaje, cada día más sola, cada día más vacía. He pensado muchas veces en dejar de ir a ese bar. Ojalá ella si reuniese el coraje entre copa y copa. Ojalá alguien salvase a esa niña. Y que las chicas como ella no existieran, y no fueran a desahogarse a los bares... Nunca fue una solución.



jueves, 7 de octubre de 2010

¡Bah, Periodistas...!

Para ser periodista hay que ser invisible, tener curiosidad, tener impulsos, tener la fe del pescador (Y su paciencia), el ascetismo de quien se olvida de sí, de su hambre, de su sed y de sus preocupaciones para ponerse al servicio de la historia de otro. Vivir en promiscuidad con la inocencia y la sospecha, en pie de guerra con la conmiseración y la piedad. Ser preciso sin ser inflexible y mirar como si se estuviera aprendiendo a ver el mundo. Con ojos de crío y la mente sin adulterar. Escribir con la concentración de un monje y la humildad de un aprendiz. Atravesar un campo de correcciones infinitas, buscar palabras donde parece que ya no las hubiera. Llegar, después de largo periplo, a un texto vivo, sin ripios, sin tics, sin auto-plagios, que dude y que diga lo que tiene que decir (Que cuente el cuento), que sea inolvidable. Un texto que deje, en quien lo lea, el rastro que dejan, también, el miedo o el amor, una enfermedad o una catástrofe.

Ahora, a ver quien es el capullo que llama a eso un oficio menor.

Próxima parada...

La felicidad absoluta no existe, y no son los padres (Bueno, ellos normalmente hacen lo que pueden). Lo definía Woody Allen en plan Garzón, con una de sus sentencias: "La única manera de ser feliz es que te guste sufrir". Y es que siempre falta algo para completar el todo.


Dicen, que es una forma de comenzar a comentar algo sin saber muy bien la fuente, que la felicidad es un trayecto, no un destino. ¿Cuál debe ser mi parada? O lo que es más importante, ¿Estaré yendo en la dirección correcta? Y si eso, ya me bajaré cuando me parezca…

miércoles, 6 de octubre de 2010

"ELLA"

Ella no tiene una larga cabellera rubia, ni tiene el monedero lleno, a penas dos euros juntando todas las monedillas esparcidas. Tampoco llega al 1,70. No suele pintarse, ni va a la última tendencia. No lleva ropa de marca. A simple vista se percibe que no hace 90-60-90. No usa una 32… (Afortunadamente). A buen seguro te rechazaría con una sonrisa, sin malicia alguna, un as en el amor. Ella es mujer de pocas palabras. Y las que utiliza son cautas. Y todo eso no es una pose, es su idioma. Pero si ella te mira… tiemblas.  

martes, 5 de octubre de 2010

"Raro"

- Qué raro eres a veces.
- ¿Cómo de raro?
- Pues hay veces que poco y otras veces mucho, no sé. Raro.
No sé a qué te refieres.
- Me refiero, por ejemplo, a esa música que escuchas cuando vas en coche. A esos libros que lees, a tu manera de ver el mundo. No sé, tan poco convencionales. Igual que tu manera de juntar las palabras y ese cúmulo de cosas que haces creyendo que nadie te ve.
Ah, bueno, a eso… ya veo… ¿Qué clase de mentiras son aquellas cosas que no se hacen por convicción?
- Hummm… Si es que ya te digo, eres raro…

lunes, 4 de octubre de 2010

Disfraz

A veces no tengo muchas ganas de mí y opto por evitarme. Me doy esquinazo, me quedo un rato de pie ante el espejo y mientras me miro, aprovecho mi propia distracción para eludir mi cuerpo deslizándome desde el alma. Casi nadie nota ese instante hueco en el que físicamente estoy aunque mentalmente me haya ido y... me disfrazo.

Me coloco unas enormes gafas para ver mal, para no ver la evidencia, ni rendirme a la cruda incertidumbre de unos ojos desorientados. Así lleno mi cabeza de humo, aprovecho la ocasión y hago un resumen de lo que hay. Con mis gafas especiales de un plástico vasto y de cristales de papeles de colores no puedo tomar medidas ni leer letra menuda, todo es borroso y fundido de colores raros, como un paisaje de película de Tim Burton. En un par de ocasiones he llegado a ver, bueno, eso me ha parecido, al bueno de Jhonny Deep saludándome con una mano y guiñándome un ojo en un atisbo de complicidad.

Por eso, a veces me disfrazo, me eludo, me evito, me desentiendo, me echo un poco de menos y cuando me vuelvo a ver, me saludo y me pregunto que dónde he estado. Y me río y no me quiero responder. Me dejo con las ganas y es que a veces, disfrazarse de uno mismo, funciona.

viernes, 1 de octubre de 2010

Tony se fue...

Es curioso, cuanto menos, el mecanismo de pensar de muchos hombres. Sentimos respeto, pasión y devoción por las mujeres y aun así, de vez en cuando, caemos en algunas debilidades hacia otros hombres, nada sexual, respetando ,por supuesto, de cada cual tiene sus tendencias. No, me refiero a esa especie de admiración que nos surge ante los éxitos de un Rafa Nadal, un Pau Gasol… pero voy un poco más allá. Si bien ellos son admirados por sus logros, hasta por su humilde forma de llevar los éxitos, yo me quiero referir más bien a esos hombres por los que de vez en cuando uno se cambiaría. Yo, en ese sentido, lo tengo muy claro. Me cambiaría por un actor antes que por un deportista, no sé, tal vez más por la capacidad de aparentar poder ser en su diversidad de caracteres creíbles, que por conseguir unos premios tangibles. Como con la sensualidad en las mujeres: Más sugerir, insinuar que mostrar (Bueno, no siempre) y que la mente trabaje... Preferencias: Steve Maqueen, Paul Newman y… el tercero que también se ha ido: Tony Curtis.

No haré un glosario de sus actuaciones e interpretaciones, podría: Comedia, drama, aventuras, cine, series de televisión (Los persuasores, mítica) me limitaré a recordar tres de las películas en las que más me gustó: Houdini (1953), Con faldas y a lo loco (1959) y un peliculón: El estrangulador de Boston (1968). En esta última su personaje turba, estremece e impacta. La narrativa de la película con su original “splits secreen” (Dividir la pantalla en viñetas con varias situaciones paralelas) y ese helor facial tan diferente a sus papeles aventureros, cómicos, o de galán… le colocan directamente en la casilla de “estrellas”, justo entre Newman y Mcqueen.

Decía de si mismo que estaba hecho de celuloide y no era un cliché. Ayer se marchó Tony Curtis, debe de estar en ese podium que tengo en casa para hombres especiales. Cuando llegue lo miro…
P.d. De fondo suena Franco Battiato y su "Centro de gravedad permanente..." La vida es la hostia.



miércoles, 22 de septiembre de 2010

Alzheimer

Ayer se celebró en Madrid el Día Mundial del Alzheimer, por un momento, muchas personas recordaron la sinrazón de esa enfermedad degenerativa que te va minando los recuerdos hasta dejarte sin identidad.

Mi padre murió a los 70 años de Alzheimer, lo mató un cáncer, pero llevaba meses muriendo por desconexión, olvidando la esencia de su historia, olvidando a los suyos, borrando sus recuerdos, sus hábitos y sus sueños.

Cuando alguien bromea ante el olvido de algo como “sufrir de Alzheimer”, obra con tan mal gusto como si alguien al escuchar la tos de un bebé tras su papilla comentase que el niño “va peor de su cáncer de pulmón”. De terrible mal gusto ¿Verdad?. Pues eso…

Cuando un enfermo de Alzheimer sale de paseo y se pierde, no es que no quiera volver a casa, es que ya no recuerda como hacerlo. Y eso tiene que ser terrible. Eso es perder la identidad y sin identidad no somos nadie, nada.

No se trata de un escrito de concienciación, no soy nadie para instar a ello, sólo es una forma de mandarte un saludo, un cachito de cariño, hoy que todavía me acuerdo, que todavía puedo, que aun conservo mi pasado y mi presente ya que en un futuro no tengo garantías de que me vaya a volver a acordar de mi. Nadie las tiene.

Hoy ha salido el sol. Disfrutémoslo.









viernes, 17 de septiembre de 2010

Lluvia

Ya me ha vuelto a pillar la lluvia en la calle. Cada vez que llueve me coge distraído y de esa guisa me riegan un poquito, tengo complejo de planta. Seguro que uno de estos días salgo por la puerta de la calle (Salir por la ventana es más rápido pero también más doloroso) y me echan alguna suerte de insecticida. Esto de sentirse como una planta tampoco tiene porque ser malo: Puedes echar raíces, si también echas puntas es que ya has evolucionado al siguiente estatus y eres un champú. Como planta la gente te contempla, te dice cosas, te cuida… y en verano te dejan sólo y te acabas secando. Definitivamente las mejores plantas son las de los pies. Siempre están en movimiento y si no lo hacen descansan… Aunque les caiga todo el peso de la humanidad encima. Creo que se me están secando las hojas. Menos mal que llueve...




miércoles, 15 de septiembre de 2010

A veces los miércoles

El sueño que va sobre el tiempo flotando como un velero y nadie sabe la forma de poder abrir semillas en el corazón del sueño. Sobre la misma columna abrazados sueño y tiempo cruza el gemido del niño, la lengua rota del viejo…

A veces los miércoles son perfectos para encerrarse en el caparazón y hacer vacaciones de uno mismo. Para imantarse de nuevo y volver a escampar energía por los sitios… Dormir, soñar, flotar, abrazar, gemir, hablar, sentir… pura cuestión de tiempo.

El búho pequeño vive sobre las ramas. Agradece el bosque, él si que sabe.

martes, 14 de septiembre de 2010

Jet Lag

Existe una clase de Jet Lag no reconocido oficialmente que parte de la desconexión mental del cerebro con sus tareas profesionales y que para el reloj biológico. Debe ser ese mismo que se dispara cuando una o uno siente la necesidad de ser madre o padre o bailaora de flamenco. A mi se me ha parado, no encuentro una tienda que vendan pilas ni encuentro la manecilla (O el botón digital) para ponerme en hora. Definitivamente me quedo “Fuera de Servicio”.

La vida también consiste en estos momentos… Auto imponerse el estar en "fuera de cobertura". Y soltar de una carcajada todo el aire antiguo y volverse a rellenar de nuevo. Y a ese trajín le llamaremos vida.

sábado, 11 de septiembre de 2010

LAS PIEDRAS

¿Entiendes a las piedras?  Casi todo lo de carácter copioso es poco fidedigno: Coetáneas de las altísimas no vienen de las estrellas, su naturaleza no es alquímica sino música, pocas son palomas, casi todas son bailarinas, de ahí su encanto; por desfiguradas o selladas, pese a su fijeza no son andróginas, respiran por pulmones y antes de ser lo que son fueron máquinas de aire,
consta en libros que entre ellas no hay Himalayas, ni rameras, no usan manto y su único vestido es el descollamiento, son más mar que el mar y han llorado, aun las más enormes vuelan de noche en todas direcciones y no enloquecen, son ciegas de nacimiento pero ven a Dios, a todos los que lo son.

La ventilación es su sustancia, no han leído discursos políticos pero saben que se equivocan, no entierran a sus muertos, la originalidad en materia de rosas les da asco, no creen en la inspiración ni comen luciérnagas, ni en la farsa del humor ajeno no hecho propio, les gusta la poesía con tal que no suene, no entran en teatros con aplausos, cumplen 70 años cada segundo y se ríen de los peces, los ejércitos gloriosos les parecen miserables, odian los aforismos y el derramamiento, son geométricas y en las orejas llevan aros de platino, viven del ocio sagrado. Y sienten como piedras...  

miércoles, 8 de septiembre de 2010

El amor es eterno (En tanto dura)

Y ella le dijo sonriéndole:

"No te quiero por siempre. Te quiero ahora, no todo el tiempo, y sólo un poco: lo necesario.

Te quiero en los cafés de la máquina, en el bar de los viernes, en las charlas de pasillo, en los mensajes a media reunión del otro lado de la mesa, en mi cama a escondidas entre semana, en mis tobillos que se juntan con tus hombros y se secretean con tus oídos.

Te quiero nada más por no perdérmelo. Por no dejar. Te quiero como usufructo, como uso, como servidumbre de paso, y hasta como habitación.

Te quiero como cuento con final, como medalla de guerra, como experiencia de vida, como anecdotario a futuro.  Como debilidad permitida porque tiene caducidad."

Y siguió sonriéndole mientras se arreglaba coquétamente el cabello frente a él...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

SEPTIEMBRE

Llega septiembre y con él se acaba la tregua estival, montamos nuevas barricadas personales y tenemos que buscar la mejor manera de llevar todo eso. Con las extremidades toco la batería, uso brazos y piernas y marco un ritmo endemoniado, semejante a una tormenta eléctrica. Cuando la cabeza falla el alma marca el compás. Me dejo llevar por el entusiasmo y tengo un palo en cada mano y un pedal en cada pie. Se sabe que eso de tocar los timbales nos viene de antiguo, al parecer es algo que llevamos en la sangre. Me miran todas las personas a mi alrededor y yo intento lanzarles una sonrisa de seguridad. Mirad que “apañao” que soy… Y es que sólo cuando aporreo la batería el mundo parece tener sentido. Si. Toco tambores de guerra y así espanto al enemigo… mira que llega a ser fácil eso de ser feliz.

lunes, 30 de agosto de 2010

Presente pasado

Supongamos que empujado por un incontrolado deseo de escribir lo haces de cuanto ves y piensas. Si lo haces así, poco a poco te da la sensación de que la vida no te transcurre en presente, al irla escribiendo es como si la vivieras ya pasada, usada… imagínate que viendo la cara de un niño vieses ya la cara que tendría ese niño de viejo. Y que cuanto más te acercas a las cosas de las que escribes, más te alejas de ellas, se te escapan o las repartes que es una forma de compartir. ¿Y qué sucede si lo que cuentas lo haces sobre ti? Empiezas a verte como si fueses otro y te vas alejando de ti conforme te vas adentrando en ti… y vas suplantando tu personalidad. Escribir es hacerse pasar por otro, aunque ese “otro” en un pasado muy presente, un día, fuiste tú.

jueves, 26 de agosto de 2010

El Azar

Es complicado entender el idioma del azar, a veces se confunde con el de la fragilidad y en esa mezcla existen coincidencias y casualidades con las que te mueres de risa y hay casualidades y coincidencias con las que simplemente te mueres. Descubrir el poder del azar, no confundir con el del destino, es darnos de bruces con nuestra enorme fragilidad, comprobar que somos vulnerables a que una estúpida coincidencia nos destroce en el largo periodo de pongamos... ¿Un segundo?. El azar es tropezarse con el destino sin haberse preparado el encuentro de antemano. Pura cuestión de suerte. Como el que te salga bien un huevo frito.

viernes, 2 de julio de 2010

Caminos

¿Por qué limitarse a seguir un camino que está trazado? Eso siempre nos llevará a algún sitio al que otros han ido ya. Crucemos, de vez en cuando, por entre los árboles, entremos en la profundidad del bosque y... a ver qué diantres pasa.

Imagina (Que diría el viejo Lennon)

Me gusta saber de los pensamientos e inquietudes de mi gente. Me apetece saberme recordado por ellos, que me vivan, y que a ratos me imaginen. En la lucha contra la realidad, la humanidad sólo tiene un arma: la imaginación. Llevemos la imaginación al poder. Según Julio Verne “Todo lo que una persona puede imaginar, otra podrá hacerlo realidad”. Somos lo que somos, porque primero lo hemos imaginado. Imaginar es elegir. Imaginar es construir. La imaginación produce fuerza. La imaginación gobierna. El poder creador de la imaginación ha inspirado, sin excepción, todo el progreso de la historia. Si lo creemos, creamos un nuevo mundo. Creémoslo pues, este ya lo conocemos. Cualquiera es susceptible de tener sentido común (a priori); lo que falta es imaginación. En todo, pero más en el amor, la imaginación traspasa los límites de la realidad. Lo de menos es ver las personas o las cosas fuera de nosotros; lo importante es sentirlas en nosotros. Lo que se ve puede perderse de vista; lo que se imagina, vive siempre por toda la eternidad. Entusiasmo es el estado de ánimo en el cual la imaginación ha triunfado sobre el raciocinio. Hasta Einstein creía que “La imaginación es más importante que el conocimiento”. El imaginativo o “Imaginador” (Bonita profesión, mola) saca de la nada un mundo. En el punto donde se detiene la realidad, comienza la imaginación. El uso creativo de la imaginación no es sólo la fuente del arte, sino también de la ciencia, porque la imaginación suministra el impulso inicial en todo progreso social. Seguro que había tanta imaginación en la mente de Arquímedes como en la de Homero. Querida imaginación: Lo que amo sobre todo en ti es que no perdonas. La imaginación es el “gran estímulo”, el volcán de deseos, la madre de las utopías,... convertidas en realidad. Pero para evitar que la imaginación se desmorone en fantasías es preciso constancia, esfuerzo y sabiduría. La imaginación sin erudición es como tener alas y carecer de pies. Para volar es preciso saber despegar… y aterrizar. Toda imaginación procede del corazón y de la voluntad; a pesar de que a veces parece proceder de la insensatez. (Hummm...Tierra peligrosa esa). La imaginación es activa, animosa, fecunda y desprendida; la reflexión calculando se hace cobarde y cicatera. La imaginación nos consuela de lo que no podemos ser; y el humor, de lo que somos. Pero la imaginación nos encamina y guía hacia un futuro mejor. Imaginemos que cada día es el último que brilla para nosotros, y así aceptaremos agradecidos un día que no esperábamos vivir ya, una jornada donde podremos ayudar en algo. Nosotros, las personas reales, estamos repletos de seres imaginarios. ¿Te lo imaginabas? Seguro que si...

14 de Julio (A tomarse la "Bastilla")

Ese día los franceses están de fiesta, conmemoran una de las tomas más famosas, la de la Bastilla. Luego se han ido haciendo más tomas, ahora está en auge la “del día después”, la toma de “fotos robadas o posados” y así otras más. Los del país vecino (ya se sabe que en Europa hay 3 países cuyo nombre empieza por País, a saber: País de Gales, País Vecino 1 (Francia) y País Vecino 2 (Portugal), a veces el orden cambia pero siguen siendo vecinos, de los que no te dejan un ajo si lo requieres pero te queman los tomates si pisas su alfombra del rellano). Pero nos estamos dispersando. Centrémonos!! Hasta ese 14 de julio de hace varías décadas, los franceses eran conocidos solamente por 2 cosas: 1- La tortilla a la francesa. Es decir, coger un ó dos huevos y darles la vuelta y aplanarlos (Como los jefes pero en una sartén, para que me entendáis) 2- La despedida a la francesa. Que era largarse de un sitio sin decir nada y comiéndose un bocata de tortilla a la ídem. Luego empezaron a destacar por el “francés” pero eso son leyendas, todos sabemos que “El Francés” no es sino que un cantaor español de nombre José, lo demás puras especulaciones en forma de beso u otras lindezas. Los galos se van de vacaciones el 14, es el día oficial en el que lo hacen… Puse que les vaya muy bien, el resto de mortales esperaremos pacientemente en nuestros garitos, capeando el calor y los chaparrones ya sea comiendo tortilla, tomando “bastillas bara el costibado” por los aires acondicionados o dándonos besos en el idioma que sea, para, eso si, cuando llegue el día de nuestras vacaciones hacer una despedida a la … española: Haciendo un gran corte de mangas al puesto de trabajo. Y es que mal que nos pese, ya está todo inventado. Hasta los franceses.

jueves, 1 de julio de 2010

La espina, la rosa (mala cosa)

Lo reconozco, no tendría sentido tratar de ocultarlo. Si, soy como la mala rosa, la que incendia con fuego el sabor de los besos que luego apaga con lluvia de dolor. En mi semejanza a la flor, no me dicen lindo o de linda ni mucho menos hermoso o de hermosa, me dicen, eso si, que como mala rosa, hundo mis espinas en la hierba del amor sin ningún pesar. Y por qué negarlo si las cicatrices que llevo en el alma florecen en ojos de largas pestañas, perdidos deseos que el viento me robó. Y río ante mi humo, le sonrío a mi copa, no me justifico, claro, soy mala cosa: Huye de mí. Simplemente soy eso, como una mala rosa, la de los pétalos rotos que el revolver de tus besos así dejó. Y si aun así sigues dudando de quien soy, yo soy el odio, la avaricia y cada gramo de rabia que habita en ti. A veces las apariencias engañan. A veces el engaño es pura apariencia. La verdad sólo tiene un camino. (No tiene porque ser un camino de rosas).

Una interferencia

Las cosas que simplemente pasan una vez , mejor ignorarlas. Así evitaremos pensar que a base de recordarlas acabarán formando una parte de nosotros. Y es que las cosas que no han de pasar nunca más son simplemente un espejismo, da igual si las has vivido tú o no, o si son de la vida de alguna otra persona. Simplemente una interferencia en el corazón, un instante, un desastre… No se puede seguir un rastro tan tremendamente sutil de algo que ya no existe, de algo que no está vivo. Como un camino sin indicaciones, o un faro que se ha apagado, todo resulta ser un juego de la imaginación, una trampa, un sueño que se malgasta… una flor que no hace verano. Eso, una interferencia en el corazón. Me va a costar bastante tomármela sin dramatismo…

viernes, 29 de enero de 2010

Algunos días extraños

Algunos días llueve. Sin explicación o sin pedir permiso, simplemente llueve. Como algo natural, como resumen de lo inesperado o de lo que tiene que ser. Algunas veces nos enfadamos, sin explicación, sin pedir permiso, sin un motivo aparente. Como algo que sale de nuestro interior, como un latido que se escapa, o un gemido que se intuye y que como la lluvia pasa y deja salir el sol. A veces nos ponemos nerviosos ante lo desconocido, o ante lo evidente. Y nos encerramos en teorías extrañas sobre aquello que debimos o no hacer. Hoy estoy algo desquiciado, tal vez sea por la lluvia, o por el enfado que arrastro o porque estoy nervioso ante un futuro que me es incierto o… Hoy soy un motor acelerado, a punto de sacar fuego, casi huelo a quemado, de tanto chillar estoy sordo... Hay días en los que no podemos ver mucho más allá de nuestras narices, no obstante, como seres humanos, somos capaces de ver más allá de lo que nuestra vista alcanza, lo logramos cuando miramos con el corazón, cuando escuchamos con el alma y cuando sentimos lo ajeno como algo propio, algo cercano. Para ver el mundo en un grano de arena y el Cielo en una flor silvestre, sólo tienes que abarcar el infinito en la palma de tu mano y la eternidad en una hora, llena de sus segundos, sus minutos y sus “tic-tacs”. Aquel que se liga a una alegría hace esfumar el doloroso fluir de la vida; Aquél quien besa la joya cuando esta cruza su camino vive en el amanecer de la eternidad. O al menos así lo siente… (sentir es gratis, aunque duela a veces). Algunos días pasan cosas que hacen que nos pasen cosas. Son días extraños...

Caer hacia arriba

Vamos mirando con demasiada frecuencia al suelo y así, con esa pose, perdemos sin darnos cuenta el mágico contacto con las estrellas. Yo ya hace demasiado tiempo que no las miro, siempre ando liado con otras cosas y anoche, no me preguntes por qué, de repente noté que las eché de menos. Me habría encantado poderme haber su subido muy alto, tumbarme perezosamente a mirarlas, jugar a reconocer de nuevo sus nombres y posiciones, reencontrar esa conexión perdida con el Universo tan mágico de mi infancia, de mi mundo en bicicleta y tortícolis de mirar hacia arriba. Intuyo que debo recuperar eso de alguna manera, haga frío o calor, da igual, pero si siento que es necesario revivir esa sensación extraña de caer hacia arriba y contemplar la inmensidad del Cosmos. Esa que me rebote mi auténtica dimensión en él. Y me la sopla si en ese estado contemplativo le da por picarme una araña en una oreja, debo volver un rato a ese mundo de juventud. Me lo pide el cuerpo, o tal vez el alma. O tal vez en el fondo ambos sean una misma cosa y me impulsen a ir cayendo, lentamente, hacia arriba…