viernes, 2 de julio de 2010

Caminos

¿Por qué limitarse a seguir un camino que está trazado? Eso siempre nos llevará a algún sitio al que otros han ido ya. Crucemos, de vez en cuando, por entre los árboles, entremos en la profundidad del bosque y... a ver qué diantres pasa.

Imagina (Que diría el viejo Lennon)

Me gusta saber de los pensamientos e inquietudes de mi gente. Me apetece saberme recordado por ellos, que me vivan, y que a ratos me imaginen. En la lucha contra la realidad, la humanidad sólo tiene un arma: la imaginación. Llevemos la imaginación al poder. Según Julio Verne “Todo lo que una persona puede imaginar, otra podrá hacerlo realidad”. Somos lo que somos, porque primero lo hemos imaginado. Imaginar es elegir. Imaginar es construir. La imaginación produce fuerza. La imaginación gobierna. El poder creador de la imaginación ha inspirado, sin excepción, todo el progreso de la historia. Si lo creemos, creamos un nuevo mundo. Creémoslo pues, este ya lo conocemos. Cualquiera es susceptible de tener sentido común (a priori); lo que falta es imaginación. En todo, pero más en el amor, la imaginación traspasa los límites de la realidad. Lo de menos es ver las personas o las cosas fuera de nosotros; lo importante es sentirlas en nosotros. Lo que se ve puede perderse de vista; lo que se imagina, vive siempre por toda la eternidad. Entusiasmo es el estado de ánimo en el cual la imaginación ha triunfado sobre el raciocinio. Hasta Einstein creía que “La imaginación es más importante que el conocimiento”. El imaginativo o “Imaginador” (Bonita profesión, mola) saca de la nada un mundo. En el punto donde se detiene la realidad, comienza la imaginación. El uso creativo de la imaginación no es sólo la fuente del arte, sino también de la ciencia, porque la imaginación suministra el impulso inicial en todo progreso social. Seguro que había tanta imaginación en la mente de Arquímedes como en la de Homero. Querida imaginación: Lo que amo sobre todo en ti es que no perdonas. La imaginación es el “gran estímulo”, el volcán de deseos, la madre de las utopías,... convertidas en realidad. Pero para evitar que la imaginación se desmorone en fantasías es preciso constancia, esfuerzo y sabiduría. La imaginación sin erudición es como tener alas y carecer de pies. Para volar es preciso saber despegar… y aterrizar. Toda imaginación procede del corazón y de la voluntad; a pesar de que a veces parece proceder de la insensatez. (Hummm...Tierra peligrosa esa). La imaginación es activa, animosa, fecunda y desprendida; la reflexión calculando se hace cobarde y cicatera. La imaginación nos consuela de lo que no podemos ser; y el humor, de lo que somos. Pero la imaginación nos encamina y guía hacia un futuro mejor. Imaginemos que cada día es el último que brilla para nosotros, y así aceptaremos agradecidos un día que no esperábamos vivir ya, una jornada donde podremos ayudar en algo. Nosotros, las personas reales, estamos repletos de seres imaginarios. ¿Te lo imaginabas? Seguro que si...

14 de Julio (A tomarse la "Bastilla")

Ese día los franceses están de fiesta, conmemoran una de las tomas más famosas, la de la Bastilla. Luego se han ido haciendo más tomas, ahora está en auge la “del día después”, la toma de “fotos robadas o posados” y así otras más. Los del país vecino (ya se sabe que en Europa hay 3 países cuyo nombre empieza por País, a saber: País de Gales, País Vecino 1 (Francia) y País Vecino 2 (Portugal), a veces el orden cambia pero siguen siendo vecinos, de los que no te dejan un ajo si lo requieres pero te queman los tomates si pisas su alfombra del rellano). Pero nos estamos dispersando. Centrémonos!! Hasta ese 14 de julio de hace varías décadas, los franceses eran conocidos solamente por 2 cosas: 1- La tortilla a la francesa. Es decir, coger un ó dos huevos y darles la vuelta y aplanarlos (Como los jefes pero en una sartén, para que me entendáis) 2- La despedida a la francesa. Que era largarse de un sitio sin decir nada y comiéndose un bocata de tortilla a la ídem. Luego empezaron a destacar por el “francés” pero eso son leyendas, todos sabemos que “El Francés” no es sino que un cantaor español de nombre José, lo demás puras especulaciones en forma de beso u otras lindezas. Los galos se van de vacaciones el 14, es el día oficial en el que lo hacen… Puse que les vaya muy bien, el resto de mortales esperaremos pacientemente en nuestros garitos, capeando el calor y los chaparrones ya sea comiendo tortilla, tomando “bastillas bara el costibado” por los aires acondicionados o dándonos besos en el idioma que sea, para, eso si, cuando llegue el día de nuestras vacaciones hacer una despedida a la … española: Haciendo un gran corte de mangas al puesto de trabajo. Y es que mal que nos pese, ya está todo inventado. Hasta los franceses.

jueves, 1 de julio de 2010

La espina, la rosa (mala cosa)

Lo reconozco, no tendría sentido tratar de ocultarlo. Si, soy como la mala rosa, la que incendia con fuego el sabor de los besos que luego apaga con lluvia de dolor. En mi semejanza a la flor, no me dicen lindo o de linda ni mucho menos hermoso o de hermosa, me dicen, eso si, que como mala rosa, hundo mis espinas en la hierba del amor sin ningún pesar. Y por qué negarlo si las cicatrices que llevo en el alma florecen en ojos de largas pestañas, perdidos deseos que el viento me robó. Y río ante mi humo, le sonrío a mi copa, no me justifico, claro, soy mala cosa: Huye de mí. Simplemente soy eso, como una mala rosa, la de los pétalos rotos que el revolver de tus besos así dejó. Y si aun así sigues dudando de quien soy, yo soy el odio, la avaricia y cada gramo de rabia que habita en ti. A veces las apariencias engañan. A veces el engaño es pura apariencia. La verdad sólo tiene un camino. (No tiene porque ser un camino de rosas).

Una interferencia

Las cosas que simplemente pasan una vez , mejor ignorarlas. Así evitaremos pensar que a base de recordarlas acabarán formando una parte de nosotros. Y es que las cosas que no han de pasar nunca más son simplemente un espejismo, da igual si las has vivido tú o no, o si son de la vida de alguna otra persona. Simplemente una interferencia en el corazón, un instante, un desastre… No se puede seguir un rastro tan tremendamente sutil de algo que ya no existe, de algo que no está vivo. Como un camino sin indicaciones, o un faro que se ha apagado, todo resulta ser un juego de la imaginación, una trampa, un sueño que se malgasta… una flor que no hace verano. Eso, una interferencia en el corazón. Me va a costar bastante tomármela sin dramatismo…