viernes, 23 de junio de 2017

Experiencia

Siempre resulta impo­rtante contar con ex­periencia… Por ejemp­lo, la experiencia de pedir socorro y de que el socorro nos sea dado. Tal vez  valga la pena haber nacido, también, para solicitar un día ca­lladamente y callada­mente recibir. Yo al­guna vez pedí socorro y no me fue negado. Me sentí entonces como si fuese un tig­re con una flecha mo­rtal clavada en la carne que estuviese rondando lentamente a las personas temero­sas para descubrir quién tendría el valor de acercarse y qui­tarle el dolor. Y en­tonces hay alguien que sabe que un tigre herido es tan pelig­roso como un niño. Y acercándose a la fi­era, sin miedo de to­carla, arranca la fl­echa clavada…
Los co­bardes huyen, claro que tal vez no sean cobardes, solo que necesitan ayuda.

viernes, 16 de junio de 2017

Denominador Común

Existe un denominador común en las culturas hípster, indie y gafapasta, se basan en comprar. Ya sé que los productos son distintos a los habituales: Por ejemplo comida orgánica, lámpara s del año de la castaña, ediciones limitadas en vinilo, pero al fin y al cabo lo que te define es el consumo. Resumido: Lo hipster es una puesta al día de la mentalidad de los pijos de los ochenta. Por eso Alaska y Mario Vaquerizo hablan el mismo lenguaje que las mujeres del HOLA, aunque la pareja les guste los Ramones y a las otras las rancheras.
 No eres mejor que nade por haber pasado un año en Berlín, leer a Foster Wallace y escuchar rarezas. Podemos haber ganado en variedad de estilos, pero no de posturas vitales, ya que sigue mandando el individualismo y el consumismo. Ser una persona culta, consciente y sofisticada requiere bastante más esfuerzo que el de sacar tu tarjeta de crédito del bolsillo, sea el pantalón de la marca que sea. Yo soy bastante Punk así que no hay futuro ¿o sí?

viernes, 9 de junio de 2017

Crimen Perfecto

Existen múltiples métodos para matar a un hombre: Se le puede obligar a que cargue un tablón de madera hasta la cumbre de un monte y entonces clavarlo. Para que esto resulte, es necesario una multitud de gente que lleve sandalias, un gallo que cante, un manto para disecarlo, una esponja, un poco de vinagre y un hombre que martillee  los clavos en su sitio.
Dejando de lado los escrúpulos, puedes también, si el viento lo permite, asfixiarlo con gas. Pero entonces necesitas una milla de fango tallada por trincheras, sin olvidar las botas negras, los cráteres de bombas, más fango… Estos son métodos efectivos pero engorrosos. Es más sencillo, directo, y mucho más limpio asegurarse de que vive en algún lugar del siglo veintiuno y dejarlo ahí a su puta suerte.

viernes, 2 de junio de 2017

Sorpresa!!

A veces la vida revoluciona el término “sorpresa” llevándolo a otro nivel. Cruza todas las líneas y se pasa de la raya, poniendo el listón tan jodidamente alto que parece que nada nuevo pueda llegar y nos provoque cortocircuitos en la tripa. Después de según qué cosas, no. Podría intentar apuntar al respecto del monstruo que acampa a sus anchas por nuestras vidas pero no estoy por la labor. No haré intentos para domesticar el miedo. Porque al miedo hay que mirarlo de frente para saber cuánto mide, qué está masticando y cómo nos has encontrado. La experiencia es un tratado sobre el deseo entendido cómo la capacidad humana para auto-inmolarse, para encender la mecha sin dejar de sonreír aun sabiendo que ese trocito insignificante de cuerda desemboca en nosotros.
 Una vida sin miedos, sin sorpresas, sería una vida propia de piedras. El problema  no es el miedo, el problema  es ser cobarde. Vamos a disfrutar de la vida, mucho, poco, algo, lo que sea...

viernes, 26 de mayo de 2017

RMG

Cuando te dan un abrazo no hay que dar las gracias. Hay que decir “más”. Si tienes un día bueno intentas hacer lo mismo al día siguiente: Seguir el mismo trayecto, repetir el tipo de café, no sé, como si uno pudiera encontrarse con determinadas cosas dos veces seguidas. Como si la vida te dijese: “mira, aquí me tienes, vuelve a intentarlo”.
 Ayer tuve un día raro que tuvo también su parte agradable. Entré a por un libro en una Abacus, de fondo sonaba, quizás a modo de compensación por el día del demonio que llevaba, esa vieja canción  “Siete vidas” que me gusta tanto. Por un instante, volví a los 20 años, época en la que escuchaba a Antonio Vega, o a Antonio Flores. Me vi a mí dentro de un coche, las ventanillas bajadas, cantando a grito pelado aquello de “seis vidas ya he quemado y esta última la quiero vivir a tu lado”. Y era cursi, la canción y yo, lo admito, pero Antonio Flores me llevó de vuelta a esa calita en La Costa Brava y a practicar sexo entre las barcas por la noche en la playa. A las cosas que acabamos entendiendo cuando ya no podemos responder el mensaje, que son esas mismas cosas que entendemos en los días Raros, Maravillosos y Geniales. Como algunas selectas personas.

viernes, 19 de mayo de 2017

Observa

Esta noche deja que el viento te golpee en el rostro y observa las calles de tu barrio con ojos de absoluta novedad. Observa lo extraña que es la gente y la manera en la que tienen de no mirarse cuando se hablan. Observa ese edificio que rompe la línea de la playa y esa luz que parpadea. El cartel de SE ALQUILA colgado de un balcón con tiestos lilas y dos bicicletas de montaña. Observa las 3 estrellas de un hotel, el estreno de otra peli, cuatro turistas, un autobús. Fíjate en las ruedas bus cómo se mueven. Giran y avanzan, como tú. Y hacen un ruido de mil pares de cojones. No te importa el ruido. El viento también lo hace. Observa…

viernes, 12 de mayo de 2017

Apariencias

Es de esas personas a las que la tranquilidad la mantiene despierta. Son los problemas los que le dan sueño. Por lo general, la gente se piensa que algunas formas de vida son peores que otras y, aunque haya algo de cierto en ello, no hay que fiarse de las apariencias. Ella no se queja, sabe que todos los trabajos tienen sus cosas. Su madre era morena y tenía los ojos marrones, ella tiene los ojos azules, casi verdes. Nadie sabe por qué se fue su padre. Ella tampoco. Por lo general le gusta que las cosas se muevan poco, odia despertarse desorientada. Le gusta creer que no le va a pasar nada mientras duerme, ha aprendido que cada cosa tiene su tiempo. Algunos aviones parece que al despegar aterrizan. Putas apariencias…