viernes, 15 de septiembre de 2017

Drogas

La demagogia me da cien patadas así que espero que no suene a ello, pero no sé mirar a otro lado, vengo de un barrio obrero cerca del Puerto de Barcelona y sé de lo que hablo. La muerte por sobredosis de heroína del actor estadounidense Philip Seymour Hoffman, como la de otros muchos digamos “famosos”, nos volvió a reflejar una realidad que parecía haber quedado oculta: La droga mata, la gente se siguen drogando y, lo que resulta más extraño, la heroína no está pasada de moda ni están enganchadas a ella solo las clases más desfavorecidas. Han salido datos que demuestran que el consumo de drogas, sobre todo la heroína y la cocaína, ha crecido en los últimos años, así como las muertes derivadas directamente de ello.

Me preocupa pensar que los jóvenes de ahora han perdido el miedo/respeto a las drogas y a las enfermedades venéreas. Ellos no han visto, como sí vimos nosotros, a sus compañeros de clase morir en las calles con una jeringuilla en el brazo. La concienciación sobre los peligros de las drogas debería ser una tarea de todos, en la que médicos, políticos, escuelas, medios de comunicación y padres debemos trabajar juntos. Todos tenemos un pasado y es deseable que todos tengamos el mejor presente y futuro posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...