viernes, 8 de abril de 2011

Estrella Fugaz

Cuando el cielo se despeja, por la noche se pone su traje azul oscuro lleno de lentejuelas. Te quedas alelado mirándole como buscando respuestas o buscando preguntas o… simplemente alelado capturado por su inmensidad solo comparable a… a nada. De repente te parece ver algo que se mueve con rapidez e inusitado brillo y te enganchas a la estela de una estrella fugaz.

No sé, yo creo que en el fondo esas estrellas fugaces no son tales, que son en realidad unos momentos que duran a penas un suspiro pero que pueden llenarte de ilusión una eternidad. Me gustaría convertirme en estrella fugaz de alguien, ser capaz de generar esa cantidad enorme de luz y de ganas en forma de deseo contenido. Cuando se nos acaba el verbo, la acción y la idea solo nos queda la ilusión de que todo pase rápido y se solucione. Nace entonces otra estrella fugaz, hecha de silencio y de sueños. Pura magia en ebullición. ¿Mirarás al cielo esta noche? Venga, yo invito...






1 comentario:

Traspasa tú también el muro y dime...