viernes, 8 de junio de 2012

Brujas


Al salir la luna creciente, a las cuatro o las cinco de la tarde, presenta una luz brillante, alegre, esa luna parece de plata; No obstante, a partir de la media noche esa luna parece apagada, triste y siniestra. Es una verdadera luna de noche de brujas. Es entonces cuando se derrama el misterio como un papel ajado, atropellando a nuestra capacidad de asombro.

Esperamos ver castillos y brujas. Esos interminables bosques de lobos y caperuzas, esas casas de chocolate, de enanos y gigantes, esos silencios de la siesta en que uno cree volver al beso. A la manzana. La luna creciente parece de plata hasta la media noche. Pero las apariencias siempre han engañado. Son cosas de brujas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...