viernes, 19 de julio de 2013

La Verdad

Eso que llamamos “La Verdad” no es más que una realidad móvil, una que cada cual se fabrica lo mejor que puede o le dejan.


Tenemos una especie de “Blue Space” en el fondo del cerebro donde almacenamos nuestras verdades indiscutibles: Opiniones, pasiones, fidelidades... Algunas se quedan casi toda la vida, otras, con los años, las vamos perfilando e incluso rechazando. Eso nos hace pasar del amor al odio, de asentir a negar, de permitir a prohibir o reír a llorar. Al hacerlo anulamos algo que fue nuestra verdad y eso, la verdad, es que a veces nos jode. Estábamos “tan seguros de”.

Desde la cultura en libertad disponemos da un potente microscopio con el que analizar y un telescopio para universalizar lo que será eso que nos reconforta: Nuestra verdad. Oye, ni que esté construida de cachitos de mentiras… O, sencillamente, con los retales de nuestro día a día. Ni falso ni cierto. Verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...