domingo, 12 de julio de 2015

La Adolescencia

Las cosas que son, son. A veces las procuramos prolongar y ... Zaaaaas!! Como si de un viejo preservativo se tratase, la goma se rompe. La adolescencia que linda con la juventud es una especie de fase de estiramiento inhumano, algo antinatural y dañino de la niñez. Es un disparar los últimos cartuchos antes de ingresar en la edad adulta, esa repleta de responsabilidades y obligaciones mayores. Algunos cabezotas se encariñan con ella y, una vez terminados los cartuchos, cargan con la bayoneta, y luego, cuando ésta se rompe, van a la carga con la culata, y luego con las manos, y luego con el culo y luego con los dientes. Con lo que haga falta. Sin aceptar la derrota, que no es tal, que es evolución por mucho que cueste admitirlo.
Y es que las cosas que son, son. Y no hay prórrogas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...