sábado, 5 de diciembre de 2015

Confianza

Generalmente ganamos la confianza de aquéllos en quienes ponemos la nuestra, es el fruto de una relación en la que sabes que eres amado y que, por supuesto, no implica cuestiones sexuales o de ningún tipo específico, la confianza es cuestión de confianza, en uno mismo o en alguien. Al perderla se origina un cataclismo de proporciones desconocidas, como perder una rueda en la autopista cuando vas a más de 120 km/hora. Hostia segura, daños seguros y efectos colaterales terribles. Lo sé porque yo he perdido esa rueda en alguna ocasión. Puedes tratar de reparar el vehículo (si no te lo dan como siniestro total), puedes luchar por recuperar tus heridas, pero arreglar el resto de daños colaterales es aun más complicado. Es una total cuestión de confianza y aun con esas…  
P.d. Dedicado a mis personas de confianza a las que por alguna causa os haya podido fallar. Lo siento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...