miércoles, 20 de julio de 2011

Tiempo

Hacía calor y se detuvo en un banco del parque a descansar. No pudo evitar oír la conversación entre una pareja de ancianos en el banco de al lado… O si pudo, no lo quiso evitar. Él le decía a ella:


- Todo lo que sé, es que tu amor es lo único que he querido y quiero. Y que cuanto tengo es cuanto ya te di, mi corazón, mi cuerpo y mis pensamientos. Todo lo que hay entre tú y yo no es nada más que tiempo que voy perdiendo cuando tú no estás. Que el tiempo no es instante, no es momento, sin ti el tiempo es ir muriendo…

Y cogiéndose de las manos se sintieron eternos entres sus temblorosos y arrugados dedos mientras con la mirada cubrían de amor todos sus miedos.

Nunca se sabe en qué lugar te pueden enamorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...