viernes, 5 de agosto de 2011

Verano

Unos pinos que no necesitan hacer sombra. Un sol que se toma algunos días de descanso y que vaya usted a saber a dónde se ha marchado. Un principio de agosto que parece de finales de mes. Truenos a los que nadie invitó son la ceremonia de iniciación de la tormenta que ha de llegar. Un helado en la terraza del bar, carreras con risas para guardar todas las cosas esparcidas por el exterior de la parcela donde se mantiene clavada la casita de trapo en el camping de la costa... Las nubes aceleran su paso, a las 5 de la tarde es de noche, el viento arrecia ¿Arrecia? Bueno, va. Si, arrecia... El cielo se abre y... en vez de agua sale el sol. El verano comienza por octava vez en un mes. Extraños tiempos estos. Ya nada es como antes, o tal vez si... De fondo suenan nuevos truenos. Vuelta a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...