viernes, 22 de octubre de 2010

El olvido está lleno de memoria

Una amiga me dijo que la imaginación viene dada por una serie de convenciones esporádicas de la memoria. Me gustó ese génesis, mira. La memoria es esa especie de celador del cerebro que va controlando todo lo que pasa por delante, por dentro y por detrás de nuestras cabezas. Una especie de guardián que controla todo ese ir y venir de ideas, sensaciones y emociones.
Las cosas son como nos imaginemos que son, y no siempre fueron ni serán así. El silencio también es música. El mar también puede ser la tierra de los navegantes. Soñar puede ser la forma de verlo todo más claro, en color o en blanco y negro. La soledad puede ser una buena manera de estar acompañado por uno mismo. Olvidar también forma parte del saber… y si necesitamos recordar, nos bastará con llevarnos los dedos a las cicatrices de las heridas. Cuando se produce una de esas convenciones de la memoria, se producen también algunos accidentes que acaban por ir dejando su huella, aunque nos imaginemos que nunca fue así. Y es que la memoria es magnífica para olvidar aunque no recordemos cómo hacerlo.

1 comentario:

  1. Que bonito texto:)
    te hace pensar, reflexionar... me gusta.
    eso de que la memoria te hace olvidar
    touché

    ResponderEliminar

Traspasa tú también el muro y dime...