viernes, 2 de octubre de 2009

Crecer (Pero con un plan maestro)

Últimas declaraciones de una desatada Campanilla… Por algo te elegí querido Peter, el mundo de los grandes está lleno de problemas que te fruncen el entrecejo que pintan canas verdes que dinamitan úlceras nerviosas, que borran la memoria de la inocencia y los juegos. Yo no quería crecer para no llorar tanto y en vano, al menos por cosas que no valen la pena como perder a la oca, como llegar tarde al destinosaltando baldosas... Pero la rutina martillando horas te absorbe las ganas de matar piratas, de encontrar tesoros, de escuchar cuentos de niñosque no querían crecer porque sabían que a los adultos les duele la cara a falta de sonrisas auténticas por no creer en las hadas.Yo no quería crecer por eso, nada menos, (aunque los doctores amenacen con medicinas). Querido Pan seguiré a tu lado enojando piratas,enterrando tesoros, generando la magia de los cuentos, jugando a no perder ni un poco la inocencia que guardo en una comisura porque ahora que los años pasan como el cocodrilo y las presiones de los horarios y las mentiras de los juzgados ensucian de hipocresía encontré el antídoto,nunca es tarde si lo aceptas, para guardar el secreto del eterno vuelo:Tengo un ser de luz que me acompaña (Que las sirenas y otras criaturas no tan favorecidas se muerdan de rabia). Y que reside en la parte trasera de mi mente. Ningún lugar está lejos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traspasa tú también el muro y dime...